El Brexit volvió a quedar en el aire

El primer ministro británico, Boris Johnson, ganó una votación y perdió otra en el Parlamento, en un resultado que lo deja un paso más cerca de su meta de sacar al Reino Unido de la Unión Europea (UE) aunque esto no ocurrirá en la fecha prevista del 31 de octubre.

En una buena noticia para Johnson, los diputados, por primera vez desde que los británicos aprobaron irse de la UE en un referendo en 2016, dieron su sí a un plan de Brexit, al avalar por 329 votos contra 299 la ley de aplicación del acuerdo de «divorcio» alcanzado por premier británico y la UE la semana pasada.

Empero, la satisfacción del premier duró poco, ya que, minutos después, los legisladores rechazaron por 322 votos contra 308 el ultimátum dado por el gobierno conservador de sancionar la ley de manera definitiva en apenas tres días, por considerar que necesitan más tiempo para estudiarla.

Johnson respondió frenando el trámite parlamentario de la ley, que quería que estuviera listo para el jueves, a la espera de que la UE decida si acepta un retraso en la salida del Reino Unido.

Con la fecha del Brexit avecinándose y los políticos británicos todavía demorados en discusiones en torno a los términos del mismo, Johnson se vio obligado a pedir a la UE una prórroga de tres meses el fin de semana pasado.

El líder conservador lo hizo a regañadientes para cumplir con una ley aprobada el mes pasado por el Parlamento, que le ordenaba posponer el Brexit antes que correr el riesgo de sufrir los perjuicios económicos que se pronostican en caso de una salida de la UE sin un acuerdo con el bloque.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo más temprano que los líderes de la UE «decidirán en los próximos días» si conceden la extensión al Reino Unido, que sería la tercera desde marzo pasado.

El canciller francés, Jean-Yves Le Drian, dijo a legisladores de su país que Francia no ve «ninguna justificación» para otra prórroga.

Pero el resultado de la votación sobre los plazos de tratamiento de la ley de implementación del acuerdo del Brexit hace imposible que Johnson cumpla con su tantas veces repetida promesa de que sacará al Reino Unido de la UE el 31 de octubre.

Johnson había dicho que iba a convocar a elecciones anticipadas si el Parlamento bloqueaba otra vez sus planes del Brexit y la UE aprobaba la extensión.

El primer ministro espera que una elección nacional -y un triunfo conservador que legitime su autoridad- rompa el estancamiento político que el Reino Unido arrastra desde el referendo del Brexit, hace más de tres años y medio.

«De ninguna manera permitiré más meses de esto», dijo Johnson, quien llegó al poder en julio con la promesa de que sacaría al Reino Unido del bloque el 31 de octubre, con o sin acuerdo.

Artículos Relacionados