Kicillof dijo que no cogobernará la provincia

El gobernador electo de la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos (FdT), Axel Kicillof, advirtió que no va «a co-gobernar la provincia» pero sí «va a pedir hacer un trabajo de transición» que va a comenzar tras el encuentro que tendrá con la actual mandataria María Eugenia Vidal esta semana.

«No vamos a co-gobernar la Provincia, pero sí vamos a pedir hacer un trabajo de transición para conocer absolutamente toda la información y poder dársela a conocer a la sociedad,» sostuvo Kicillof durante la conferencia de prensa que realizó en La Plata.

El gobernador electo por el Frente de Todos confió que la mandataria provincial, que buscaba su reelección, lo llamó y lo «felicitó por el triunfo» y aclaró que tras conocer el resultado de la elección, habían intercambiado mensajes telefónicos.

Según detalló Kicillof, fue durante esa conversación que ambos acordaron tener «primero un encuentro nosotros, que se va a realizar esta semana aunque no puedo precisar hoy que día será», para después «sí comenzar con el trabajo que en esta etapa de transición» van a realizar sus equipos técnicos con los miembros del gabinete provincial.

«Vamos a pedir reuniones por áreas», explicó el gobernador electo antes de advertir que quienes van a participar de esos encuentros para armar «una suerte de radiografía de la Provincia» no serán necesariamente quienes formen parte del gabinete provincial que lo acompañará a partir del próximo 10 de diciembre en la gestión.

El gobernador electo insistió en la necesidad de armar esa «suerte de radiografía» para poder tener un diagnóstico claro de la situación que atraviesa la Provincia antes de asumir, para poder fijar prioridades en áreas como salud y educación, pero «también para conocer el estado en el que se encuentra el Banco Provincia y sus empresas», remarcó Kicillof

«Necesitamos que en este mes y medio se gobierne con mucha responsabilidad», sostuvo el ex ministro de Economia, ahondando en números que darían cuenta de la crítica situación económica en la que se encontraría la Provincia.

El ex ministro de Economía hizo hincapié en la deuda que durante los últimos cuatro años contrajo la Provincia en dólares, y habló sobre los vencimientos que debería afrontar Vidal antes del 10 de diciembre y el que debería pagarse en enero, remarcando la necesidad de «saber cómo el Gobierno provincial tenía previsto» hacer frente a ese pago «al momento de contraerlo».

Además, se refirió al nuevo «cepo cambiario» que fijó el Gobierno tras la elección, por el cuál sólo se permite comprar U$S 200 por mes en lugar de los U$S 10.000 permitidos hasta el viernes pasado.

«Nos enteramos el domingo a la noche del cepo», dijo Kicillof dando cuenta que la noticia los tomó por sorpresa cuando estaban celebrando el resultado de la elección en el búnker.

«Pero además nos enteramos que los analistas concluyeron que era una buena medida, entonces me pregunto que pasó con los U$S 23 mil millones que se fueron desde las PASO hasta hoy, por qué no se tomó antes», preguntó.

El gobernador electo remarcó que el suyo «no va a ser un gobierno de agravios» ni de «persecución» y buscará que la Justicia recupere «la confianza de los ciudadanos».

«Vamos a dejar que la Justicia actúe. La justicia de la provincia de Buenos Aires tiene que tener total respaldo para recuperar la confianza de los ciudadanos. Para que nadie crea que se usa la Justicia sobre los adversarios», dijo Kicillof.

Kicillof estuvo acompañado por la vicegobernadora electa, Verónica Magario, que entre otras cosas pidió «terminar con la grieta».