Fernández tildó como «paro raro» al del campo

El presidente Alberto Fernández criticó la «intolerancia de los que no entienden y, a veces, hacen paros raros» respecto al cese de comercialización de granos y hacienda convocado por las entidades que componen la Mesa de Enlace en rechazo al aumento de tres puntos porcentuales de las retenciones a la soja.

Por su parte, los principales dirigentes de la Mesa de Enlace agropecuaria buscaron en la jornada inaugural de Expoagro, en la localidad bonaerense de San Nicolás, relanzar la medida de fuerza tras la tenue repercusión que tuvo desde el lunes.

«A veces me duele mucho la intolerancia de los que no entienden y, a veces hacen paros raros», dijo Alberto Fernández, durante un acto en Quilmes donde presentó el listado de remedios gratis del PAMI para los jubilados.

Confederaciones Rurales (CRA), Federación Agraria (FAA), Sociedad Rural (SRA) y Coninagro convocaron a un paro agropecuario que comenzó el lunes y que continuará hasta el jueves inclusive en rechazo al nuevo esquema de retenciones implementado por el Gobierno que aumenta en tres puntos porcentuales las retenciones a la soja y derivados con un esquema de compensaciones para pequeños productores.

Respecto a esto, el Presidente explicó que esa protesta era para «beneficio de los mayores productores de soja», al tiempo que reiteró que su gobierno quiere pagar la deuda externa pero «no a costa de los que peor están».

«Ahora hicimos todo lo contrario a la 125: primero cumplimos con una ley, estamos afectando en 3% a los que producen más de mil toneladas de soja. Han bajado las retenciones a las economías regionales, que estaban postergando a muchas zonas del país», sostuvo el mandatario al comparar la situación actual con el contexto del conflicto a raíz de la resolución dictada en 2008, donde, recordó, «nadie ganó».

Tras la inauguración de Expoagro, la mayor muestra a cielo abierto de la región en materia agro industrial, el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, señaló que el «objetivo» de la protesta era «hacer reflexionar al Gobierno para que tome otro camino» y que «el paro es contra una medida concreta que atrasa la producción».

El dirigente mendocino consideró que el diálogo con el Gobierno «no está cortado» y que «una vez que pase el paro» tienen que salir del conflicto «para buscar una salida conjunta».

De cara a la asamblea que realizarán mañana frente a la exposición los productores autoconvocados, el dirigente aclaró que Coninagro no «acompañará institucionalmente» ese encuentro.

Otro de los dirigentes del campo, el presidente de la Rural, Daniel Pelegrina, dijo que “el Gobierno tiene que entender que hay un problema a futuro de ingreso de divisas”, porque “con esta presión impositiva va a ser muy difícil producir soja”.

En declaraciones periodísticas tras la apertura oficial de la muestra, Pelegrina aseguró que el cese de comercialización «tiene una alta adhesión».

Por el lado de los gobernadores, el mandatario santafesino, Omar Perotti, manifestó su desacuerdo con la medida de fuerza al sostener que no es «momento de primacías sectoriales en los reclamos, frente a la magnitud de lo que tenemos los argentinos que poner en marcha”.

En un contacto con la prensa, Perotti destacó “la necesidad de estar todos juntos en este momento y duplicar los esfuerzos de diálogo, para destrabar esa instancia que envuelve la posibilidad de desarrollo e inversiones de los argentinos».