Gran Bretaña recortará subsidios a trabajadores

El gobierno británico planea recortar los subsidios al salario otorgados a los trabajadores durante la cuarentena para evitar despidos a medida que el confinamiento comienza a disminuir y debido a las preocupaciones por el alto costo y el impacto en el déficit público.

En marzo pasado, el gobierno comenzó a pagar el 80% del salario de todos los empleados cesanteados, hasta un máximo de 2.500 libras (3.070 dólares), en un intento por frenar los despidos masivos que la crisis del coronavirus provocó en Reino Unido.

Pero el ministro de Finanzas, Rishi Sunak, planea pedir ahora a los empleadores que asuman el pago del 20% de los salarios, las contribuciones al seguro nacional y las pensiones.

Según el diario The Guardian, se espera que el gobierno pague mensualmente hasta el 60% de cada salario a partir de agosto.

El plan que se lanzó en marzo e inicialmente tenía una duración de solo tres meses previendo una rápida recuperación económica, se fue extendiendo y podría durar hasta octubre, según anunció Sunak el mes pasado.

Desde que comenzó la crisis de salud, más de 8,4 millones de trabajadores reclamaron hasta el 80% de sus salarios, con un costo para las finanzas británicas de 15.000 millones de libras, mientras que otros 7.000 millones se destinaron al apoyo de los trabajadores independientes.

Según un documento que se filtró a mediados de mayo del Tesoro británico, que publicó también The Guardian, aumentar los impuestos o congelar los salarios del sector público se encuentran entre las opciones sobre la mesa para reducir el gasto público.

El informe interno estimó que el déficit presupuestario del Reino Unido está en camino de alcanzar las 337.000 millones de libras (unos 414.000 millones de dólares) este año después de un fuerte aumento en el gasto público para amortiguar las consecuencias económicas de la pandemia.

Por otro lado, una encuesta del sector manufacturero realizada por la organización de fabricantes Make UK, reveló hoy que el 25% de las empresas ya está estimando recortar empleos en los próximos seis meses, mientras que el 45% dice que está considerando despedir trabajadores.

Solo el 30% dijo que espera salir de la pandemia de coronavirus con todo su personal en la nómina.

La encuesta resaltó también el alto pesimismo de los empleadores y consideró que el número de empresas que creen que tardarán más de un año en volver a las condiciones comerciales normales continúa en aumento.

La organización dijo además que los empleadores necesitan saber exactamente lo que está sucediendo y cuándo, con una guía detallada y explícita sobre los cambios para poder trabajar en un cronograma fijo con tiempo suficiente para preparar cualquier reestructuración de su fuerza laboral en el momento oportuno.