Cristina será querellante en la causa de espionaje

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se presentó  en el Juzgado Federal 1 de Lomas de Zamora, donde se interiorizó sobre los elementos reunidos por la justicia en una investigación por espionaje del que habría sido víctima durante el gobierno de Mauricio Macri, informaron fuentes judiciales y se presentará como querellante en la misma causa.

La ex mandataria permaneció en ese tribunal por espacio de tres horas, en las que estuvo acompañada por su abogado Carlos Beraldi y se reunió con el juez de ese distrito, Federico Villena, quien la había convocado la semana pasada.

Fuentes judiciales detallaron que el juez le exhibió a la ex mandataria fotos de seguimientos que le habían realizado, imágenes y detalles de conversaciones entre agentes de inteligencia en los que se hablaba de operaciones para espiarla.

Tras haber tomado contacto con parte de la prueba que indicaría que fue víctima de seguimientos por parte de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) bajo la gestión de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, fuentes de su entorno descuentan que la ex jefa de Estado solicitará ser tenida por querellante, lo que la habilitaría a solicitar medidas de prueba, entre otras diligencias.

Mientras se dirigía hasta Lomas de Zamora, Fernández de Kirchner difundió un video a través de sus redes sociales, en el que sostuvo que la «la AFI, que dependía en forma directa de Mauricio Macri, utilizó narcotraficantes para realizar atentados a funcionarios de su propio gobierno, y seguimiento y espionaje político tanto a opositores como a sus propios dirigentes».

La referencia al «atentado» tiene que ver con que el expediente del presunto espionaje comenzó a robustecerse a partir de la declaración de un supuesto narco detenido, Sergio «Verdura» Rodríguez, quien afirmó ante el juez Villena que había sido contratado por una agente de la AFI para «darle un susto» a un ex funcionario del Ministerio de Seguridad.

En el video, la vicepresidenta también cuestionó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación por no intervenir cuando se difundieron «en radio y en televisión, durante meses, anunciadas con bombos y platillos» las «ya célebres escuchas» de sus conversaciones con Oscar Parrilli.

«Si hubiesen sancionado responsables (de la divulgación de las escuchas de conversaciones privadas), es probable que esta causa no hubiese existido», dijo con su voz en off, en el video en el que pudieron verse las imágenes de las calles que recorrió al salir de su domicilio hasta el juzgado, desde el auto que la trasladaba.