El Banco Central recuperó u$s 1.000 millones

El Banco Central (BCRA) compró más de US$ 1.000 millones en el mercado mayorista de divisas en las últimas tres semanas, desde la implementación de una serie de regulaciones a empresas para la adquisición de dólares, lo que le permitió sumar US$ 725 millones a sus reservas durante este período.

El cambio se hizo evidente luego de casi un mes y medio de haber tenido que vender US$ 1.759 millones en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), ante la presión generada por la ampliación de la brecha cambiara con los dólares bursátiles -MEP y Contado Con Liquidación (CCL)- que llegó a superar el 90% a mediados de mayo.

La incertidumbre por la resolución de la reestructuración de la deuda con acreedores privados externos y el efecto de la pandemia sobre la actividad económica empujó a las cotizaciones paralelas del dólar que, en el caso del «blue», llegó a tocar los $ 135.

El efecto sobre las reservas también se explicó por la salida de depósitos en dólares de los bancos que realizó el sector privado, con el retiro de US$ 1.428 millones entre el 19 de abril y el 10 de junio, de acuerdo al último dato disponible.

En consecuencia, las reservas finalizaron este miércoles en US$ 43.124 millones, unos US$ 670 millones por debajo del nivel que tenían al inicio de las intervenciones vendedoras del Central en el mercado, pero US$ 725 millones por encima de finales de mayo, según datos del Banco Central.

El cambio en la dinámica respondió a la Comunicación 7030 que emitió el BCRA el 28 de mayo, con la que prohibió la compra de dólar mayorista a empresas que tengan esta divisa en efectivo o depositados en el exterior, así como a las que hayan realizado operaciones de compra venta de moneda extranjera a través del mercado bursátil en los últimos 90 días.

«La normativa llegó en un momento en el cual el sector importador se estaba comportando de un modo especulativo, adelantando importaciones y cancelando deuda con proveedores al tipo de cambio oficial, que hoy virtualmente luce barato en medio del temor por el default y la renegociación de deuda», apuntó Ricardo Delgado, director de la consultora Analytica.

Sin embargo, sostuvo que el tipo de cambio oficial al valor actual «es competitivo en una comparación histórica» y que la recesión no justifica un salto de 45% interanual en la demanda de dólares de importadores, mientras que los ingresos de importaciones que registró la Aduana cayeron cerca del 30%.

«Evidentemente el problema es financiero, no real. Pero debe solucionarse porque si el costo de reposición de insumos y partes importados es el dólar financiero puede haber más inflación», aseguró Delgado.