Mar del Plata vivió su peor jornada de Covid 19

Mar del Plata atraviesa horas difíciles y de inminentes decisiones: el coronavirus volvió con todo y genera preocupación un eventual rebrote masivo del virus.

Este miércoles, la ciudad balnearia vivió la peor jornada desde que se inició la pandemia ya que en tan solo 24 horas pasaban de 15 pacientes contagiados a 29.

A las 21, ya eran al menos catorce los nuevos casos en la ciudad, mayoritariamente del Hospital Houssay (11), entre personal y familiares de pacientes.

“Vamos a tener muchos casos más. Lo del Houssay va a generar decenas de casos más. Y hay mucha bronca porque evidentemente se hicieron las cosas mal. Durante muchas horas no tuvimos interlocutores cuando había que actuar con urgencia, cuando se necesitaba, entre otras cosas, la lista de las visitas a los pacientes del fin de semana para aislar a todos los que podamos”, señalaba uno de los más estrechos colaboradores del intendente según consigna el diario La Capital.

Mientras tanto trascendía que autoridades del PAMI a nivel nacional -el Hospital depende de la obra social nacional de los jubilados- “bajaron” este miércoles a Mar del Plata para hacerse cargo del manejo de la delicada situación.

De hecho, el intendente Guillermo Montenegro se comunicó con la titular del PAMI, Luana Volnovich, poniéndose a disposición para cualquier tipo de ayuda. Fue en el marco de esa charla que Volnovich le comentó que estaban enviando a la ciudad infectólogos y personal especializado para atender el brote.

A través de un escueto comunicado, el Hospital informaba que tenían cuatro trabajadores contagiados, tratándose de tres enfermeras y una mucama. Nada se decía de los tres familiares de una paciente que también arrojaron resultados positivos en los testeos, tratándose del marido y los dos hijos de una mujer allí internada que sería de Villa Gesell.

La cadena de contagios se habría iniciado con un enfermero de 41 años con altísima carga viral que se contagió el jueves 2 de julio, cuando Mar del Plata llegaba a los 53 casos. Al momento de escribirse estas líneas, los casos ascendían a 76, con 29 activos, registrándose así la cifra récord desde el primer caso notificado el 12 de marzo pasado.

Poco después de que se anunciaran nuevas flexibilizaciones para la ciudad -más deportes y una ampliación en los horarios de atención de los cafés- se recibían con preocupación los informes sobre los nuevos contagios.

“Quizás haya que cerrar toda la ciudad, volver a dar marchas atrás y suspender obras privadas e industrias por esto. No sabemos cómo va a terminar pero en las próximas horas, a partir de la escalada de casos que puedan llegar a venir debido a lo del Houssay, evaluaremos. Siempre dijimos que no nos temblaría el pulso y la prioridad es y seguirá siendo cuidar la salud de los marplatenses y batanenses. Lo que da mucha impotencia es que estemos haciendo un esfuerzo tan grande, con los retenes, con la responsabilidad de los comerciantes, para que todo se derrumbe desde un espacio donde, evidentemente no se hicieron bien las cosas”, refirió uno de los hombres de más confianza del intendente.

Así, Mar del Plata vive horas de definiciones que quizás signifique una marcha atrás que nadie desea.