Destacan el efecto del plan de obras que anunció Kicillof

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, Agustín Simone, destacó la importancia de las obras que ayer anunció el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y consideró que «tienen un efecto directo sobre la gente y también sobre la economía».

Se trata de la firma de un acuerdo que rubricó el mandatario bonaerense con el ministro Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, para la finalización de obras en las rutas provinciales 11 y 56, y una serie de convenios para proyectos de agua y saneamiento que beneficiarán a 46 localidades bonaerenses con una inversión total de más de 9.000 millones de pesos.

En declaraciones formuladas a Radio Provincia, el funcionario dijo que se invertirán “unos $10.000 millones de pesos entre todas las obras que conveníamos para terminar la doble vía de las rutas 11 y 56, los tramos que llegan hasta la costa atlántica».

En la Ruta Provincial 11 se reactivarán las obras del tramo San Clemente del Tuyú – Mar de Ajó; y el de General Conesa – San Clemente del Tuyú; mientras que en la Ruta Provincial 56 se concluirán los trabajos del tramo General Conesa – General Madariaga, donde circulan aproximadamente 50.000 vehículos por día durante la temporada alta.

«Son obras que hay que hacer, que son importantes y tienen un efecto directo sobre la gente», expuso Simone y destacó «el efecto económico» que de esos trabajos «por la generación de mano de obra».

Además, destacó el «efecto econòmico» que tienen tras señalar que «de la crisis se sale con la obra pública”, y agregó que “el gobernador es un gran estudioso del tema y sabe de la importancia de esta dimensión de la gestión para reactivar al país pospandemia».

Luego, destacó que se prevé terminar las obras para mayo o junio del año que viene, pero remarcó que intentarán finalizar algunos tramos para que estén listos «antes del inicio de la temporada» de verano.

Por otra parte, se firmó un convenio con el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (ENOHSA) para la ejecución de 84 proyectos de agua potable y saneamiento en 46 localidades.

En ese sentido, Simone graficó que, «en general, todos los municipios tienen problema de agua: problemas con las estaciones de bombeo, problemas de falta de tendido de agua y de cloacas, de recambios de cañerias que tienen que ver con una falta de inversión».

El ministro explicó que, «en los últimos cuatro años, ABSA concentró sus ingresos en muy pocas obras y dejó gran parte del tendido abandonado». «La idea es terminar las obras de agua y cloacas este año», sostuvo Simone, quien apuntó que ese tipo de trabajos genera «mucha mano de obra local».