Una reunión con Fernández agitó las aguas con Lousteau

El senador Martín Lousteau quedó en el centro del debate interno de la coalición Juntos por el Cambio a partir de las críticas de los sectores duros del PRO y la Coalición Cívica (CC) que le cuestionan gestos políticos “por fuera de lo orgánico”, consignaron fuentes del espacio opositor.

Los recelos contra Lousteu aumentaron en los últimos días luego de su encuentro con el presidente Alberto Fernández y a partir de la decisión del economista de jugar en la interna de la UCR bonaerense, en contra del oficialismo partidario.

“Su característica personal es estar fuera de lo orgánico”, lo criticó en diálogo con la agencia Télam un dirigente radical, que no ve con buenos ojos el desembarco en territorio bonaerense del exministro del kirchnerismo y exembajador de Cambiemos.

Lousteau llegó al partido de la mano de la conducción del radicalismo porteño, anclado en la dirigencia universitaria y el sector que responde a Enrique “Coti” Nosiglia, quienes buscaban un candidato con llegada a la gente, que renovara la imagen vetusta de su organización.

Pero este año decidió avanzar puertas adentro y su agrupación porteña, Evolución, desembarcó en la provincia, conducida por Pablo Domenichini, rector de la Universidad Nacional de Almirante Brown.

Si todo sigue su curso, Evolución apoyará en octubre al intendente de San Isidro, Gustavo Posse, en la pelea por conducir la UCR bonaerense, en contra del oficialismo que encabeza el exvicegobernador Daniel Salvador y su candidato, el jefe del bloque de JXC en la legislatura bonaerense, Maximiliano Abad.

Más allá de las suspicacias y recelos que trajo su decisión en el radicalismo provincial, en el PRO y la CC también provocó ruido su decisión de mantener una reunión a solas con el Presidente.

“La mesa de JXC no lo decidió. Nos enteramos por los diarios”, dijo Patricia Bullrich, (presidenta del PRO) en declaraciones radiales, tras enterarse del encuentro que se habría llevado a cabo el viernes pasado, pero recién trascendió esta semana.

“No sé si habrá sido una conversación decidida por él, en qué términos, y si está dentro de lo que la coalición decidió como estrategia: retirar esta reforma judicial y empezar de cero”, planteó Bullrich, sin disimular su malestar.

Por lo bajo, desde la CC expresaron una opinión parecida y juzgaron que Lousteau debió haber informado a la conducción de JXC, antes de la cita.

Fuentes cercanas al economista consideraron que “no fue una reunión secreta” y aseguraron que tanto el jefe de la UCR, Alfredo Cornejo, como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, estaban al tanto.

Pero desde el radicalismo aclararon que Lousteau informó de su encuentro una vez finalizado. Y cerca del jefe de Gobierno se mantuvo ostracismo al respecto.

“El senador planteó su principal preocupación: la escalada política en este momento en que el país está en una situación de fragilidad”, relataron cerca de Lousteau sobre la conversación con el Presidente.

Esta semana, en declaraciones televisivas, el senador porteño pidió públicamente postergar el debate de la reforma judicial y cerró filas detrás de Rodríguez Larreta, pero no habló sobre su reunión con el Jefe de Estado.

“Estamos en un país atrapado en las mismas cuestiones que hace décadas y que encima las discute peor, con más gritos y menos rigurosidad, y sin dar cuenta que estamos en una pendiente peligrosa y cada vez más empinada y esto requiere modificar la manera en la que interactuamos”, sostuvo Lousteau.

En esa línea pidió: “Posterguemos la reforma judicial porque hay otros debates más importantes en este momento”.

“Es mucho más difícil y requiere mucha más valentía tratar de gestionar y acordar con el otro que gritar y enardecer a los propios. Comparto lo que publicó ayer Horacio”, concluyó el economista, en alusión a Rodríguez Larreta, quien rescata el trabajo “codo a codo” con el gobierno nacional.