Murió el «alma» de Arturito

La familia confirmó el deceso del británico Kenny Baker (81) que, pese a que su rostro no fue muy conocido, formó parte del mítico elenco original de La guerra de las galaxias.

Baker asumió el papel del robot acompañante de Luke Skywalker en 1977, en la primera película de Star Wars.

El actor hizo la mayoría de sus apariciones en la saga junto al personaje de C-3PO, interpretado por Anthony Daniels, alguien con quien nunca se llevó muy bien.

Después fue parte de los dos siguientes episodios de la primera trilogía: El imperio contraataca y El retorno del Jedi.

Reapareció en los capítulos I, II y III de la saga, que fueron estrenados entre 1999 y 2005.

En la última película del universo Star Wars, El despertar de la fuerza (2015), Baker participó como asesor.

arturito2El actor de 1,12 metros de altura comenzó su carrera como payaso de circo y mimo. Un detalle que no muchos conocen es que Baker rechazó inicialmente el papel del androide R2-D2.

En una entrevista en su página web, el actor recordó lo que le respondió al creador de Star Wars, George Lucas, aquella vez: “No quiero estar atrapado en un robot. ¿Para qué, por amor de Dios?”.

Baker indicó que aceptó sumarse al elenco de La guerra de las galaxias después de que se sumara Alec Guiness, ganador del Oscar y quien interpretaría al maestro Jedi de Luke, Obi-Wan Kenobi.

“Pensé que, como Alec Guinness estaría en el film, él sabe más que yo sobre rodaje. Debe ser una película decente, de lo contrario no estaría en ella”, rememoró.

El estudio donde se realizaron las películas de Star Wars, 20th Century Fox, publicó en Twitter una imagen del robot con el mensaje: “Descansa en paz, Kenny Baker, el corazón y el alma de R2-D2”