Al menos 11 muertos y 3 desaparecidos dejó el huracán Lionrock en Japón

Al menos once muertos y tres desaparecidos provocó el pasó del huracán Lionrock en el archipiélago nipón, un fenómeno que se alejó hoy de Japón convertido en tormenta tropical tras dejar vientos de hasta de 216 kilómetros por hora e intensas precipitaciones que provocan graves inundaciones por el desborde de varios ríos.

La policía nipona encontró hoy los cuerpos de nueve ancianos en una residencia para mayores situada en las cercanías de un río en la localidad de Iwaizumi, -a unos 600 kilómetros al norte de Tokio-, zona en la que la tormenta tocó tierra en la tarde de ayer, informó la agencia Kyodo, citada por EFE.

Además, un hombre murió en Iwaizumi, una de las localidades más afectadas por las lluvias torrenciales que dejaron inundaciones en gran parte de su área urbana, provocadas por Lionrock, el décimo huracán de la temporada en el Pacífico.

También, en la vecina ciudad de Kuji, cercana a la de Iwaizumi y que quedó prácticamente anegada en su totalidad debido a las crecidas de dos ríos, las fuerzas de seguridad encontraron el cadáver de otra mujer de avanzada edad bajo unos escombros.

Las autoridades creen que podría tratarse de una mujer de unos 80 años, habitante de una vivienda que anoche quedó inundada por el desborde fluvial, y fue arrastrada por el agua.

Tres desaparecidos provocaron las inundaciones que afectaron la isla septentrional de Hokkaido.

Varias personas permanecen atrapadas en viviendas, refugios y otras instalaciones a la espera de ser rescatados, informó NHK.

Otros tres ríos de la región superaron el nivel de agua máximo, con el consecuente riesgo de inundación, y tres puentes cayeron en los pueblos de Taiki y Shimizu, lo que provocó que cinco coches se precipiten a los ríos, dijo Kyodo.

Lionrock es el tercer huracán que golpea Japón desde el 21 de agosto, cuando el primero de ellos, Kompasu, causó un muerto en la isla de Hokkaido.

Un día después el paso del Mindulle que ocasionó otra muerte, alrededor de 30 heridos y la cancelación de más de 400 vuelos en su paso por Tokio.