Brasil: Corte mantiene al jefe del Senado pero le impide ser sucesor presidencial por estar procesado

La Corte Suprema de Brasil decidió por 6 votos contra 3 mantener en el cargo al presidente del Senado, Renán Calheiros (foto), aunque lo inhabilitó para formar parte de la sucesión presidencial debido a que está procesado por corrupción, en una decisión que puso al país en medio de un choque institucional.

El Supremo Tribunal Federal (STF) falló a favor de Calheiros, quien había desobedecido la orden de apartarse del cargo dada por el juez de la máxima corte Marco Aurelio Mello.

De esta forma, el gobierno del presidente Michel Temer logra mantener el status quo en el Senado para que el próximo martes se realice la última ronda de votaciones en la cámara alta para aprobar la enmienda constitucional que congela por 20 años el presupuesto nacional, apenas actualizado por la inflación del año anterior.

La decisión de la máxima corte es un espaldarazo político a mantener la línea económica del ajuste iniciada por el gobierno de Temer, agiganta el poder de Calheiros frente a otros poderes, pero al mismo tiempo lo limita porque no podrá figurar en la sucesión presidencial debido a que está procesado por corrupción.

En un comunicado, Calheiros festejó la decisión y dijo que «con humildad el Senado aplaude la patriótica decisión» de la corte ya que queda garantizada la «separación de poderes».

Desde la oposición, se lanzaron críticas a un supuesto acuerdo de cúpulas que terminaría en sostener a Temer y a su coalición parlamentaria.

«Esto terminó siendo un arreglo para mantener el calendario de intereses del rentismo y del gobierno de Temer, la votación de la enmienda constitucional. Es un escándalo que las necesidades del mercado dicten las reglas del país con arreglos interpretativos de la Constitución», se quejó el senador LIndbergh Farias, del opositor Partido de los Trabajadores.

Es que si Calheiros, del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) era destituido, era destituido del mando, el Senado quedaba en manos de Jorge Viana, el vicepresidente de la cámara alta, del PT, quien iba a retirar de la agenda el principal proyecto económico para luchar contra el déficit fiscal que construyó el gobierno de Temer.

Al mismo tiempo, mientras se dictaba la «absolución» de Calheiros, el senador conservador Ronaldo Caiado logró firmas de 49 legisladores para enviar a comisión -por varios meses- el proyecto que llegó de Diputados que aumenta sanciones por abuso de poder a jueces y fiscales, informó el diario Valor Económico.

En setiembre pasado, la corte había destituido de la presidencia de la Cámara de Diputados a Eduardo Cunha, también del PMDB de Temer, quien luego fue expulsado y ahora está preso por corrupción en el escándalo de Petrobras.

Ahora, la votación 6 a 3 para mantener a Calheiros fue diferente ya que el senador se mantendrá al frente de la Cámara alta.

Marco Aurelio Mello, el juez que había dictado la cautelar destituyendo a Calheiros, acusó al senador de haber sido «grotesco» por no respetar una ley.

El ministro Luis Roberto Barroso, quien se declaró incompetente para votar en este caso, había dicho que la desobediencia a un fallo judicial podría configurar un «golpe de Estado».

La presidenta de la Corte, Carmen Lúcia, dijo que votaba en nombre de la recuperación de la «solidaridad» en el país frente a la crisis político y mantuvo en el cargo a Calheiros, a quien fustigó por no querer cumplir la medida cautelar.

«El momento impone, de forma muy especial, la prudencia del derecho y de los magistrados, buscando actuar en el máximo respeto y observancia de los pilares republicanos y de la democracia», afirmó Carmen Lúcia.

El voto mayoritario en la sesión de la corte -que fue la que le dio más rating en su historia a la señal oficial del Poder Judicial- fue construido a partir de Celso de Mello, el decano que llegó a la corte en el año 1989 por parte del gobierno de José Sarney, del PMDB, elegido indirectamente por el Congreso al término de la dictadura militar.

Mello criticó a Calheiros, también, por haber desobedecido la justicia pero sus argumentos fueron los que vencieron al otro Mello, Marco Aurelio, juez puesto en esa función por el ex presidente Fernando Collor de Mello.

Votaron a favor de mantener a Calheiros Celso de Mello, Luis Fux, Carmen Lúcia, Antonio Dias Toffolli (ex abogado del Partido de los Trabajadores), Teori Zavascki (a cargo del escándalo de Petrobras en la corte) y Ricardo Lewandowski (quien condujo el juicio político contra Dilma Rousseff).

Por la caída de Calhieros votaron Marco Aurelio Mello, Rosa Weber y Edson Fachin.