Bolivia: marcha opositora contra un nuevo mandato de Evo Morales

Miles de personas se movilizaron en Bolivia contra lo que consideran un intento de reelección indefinida del presidente Evo Morales y pidieron respeto al referendo del 21 de febrero de 2016 que rechazó una reforma constitucional planteada para la prórroga del gobernante.

La movilización coincidió con la celebración en ese país de 35 años de democracia ininterrumpida, que Morales calificó de “pactada” y “neoliberal”.

Las mayores concentraciones se celebraron en La Paz y en Santa Cruz y también hubo protestas en Cochabamba, Sucre, Potosí y Oruro, reportó la agencia de noticias EFE.

El ex presidente de Bolivia Carlos Mesa (2003-2005) se presentó en el acto de La Paz como un “ciudadano común” y dijo que lo hacía para recordar a Morales y al Tribunal Constitucional (TC) “que no pueden burlar la soberanía del pueblo” porque ya se rechazó en 2016 la modificación de la Constitución para impedir la reelección.

Mesa dijo que “no puede ser” que los magistrados de ese tribunal, que estudian un recurso sobre la reelección, pasen por alto la consulta popular de febrero del año pasado, el referendo que aprobó la Constitución en 2009 y la Asamblea Constituyente de 2006.

El Tribunal Constitucional dará a conocer en noviembre si es habilitado o no Evo Morales para presentarse a una nueva reelección. Si la respuesta es negativa, el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) presentará tres recursos más, señaló la agencia DPA.

“Hoy decimos no a la reelección. Lo hacemos desde San Francisco (plaza histórica de La Paz). ¡¡Viva Bolivia !!”, arengó el líder de la oposición política, el empresario Samuel Doria Medina, de la centroderechista Unidad Nacional (UN).

La movilización en La Paz fue multitudinaria con grupos opositores y agrupaciones ciudadanas que portaban letreros con la palabra “No”, que a mismo tiempo gritaban “Bolivia dijo ‘No'” y “que se vaya, que se vaya” sobre Morales.

Gran parte de los concurrentes pertenecía a la clase media de la ciudad, aunque también se distinguía entre los asistentes a algunos indígenas y sectores sociales críticos con el mandatario. También acudió el opositor alcalde de La Paz, Luis Revilla.

En Santa Cruz, miles de personas se reunieron en la plaza principal donde los dirigentes cívicos leyeron un manifiesto en defensa de la democracia que declara un “estado de movilización permanente” para evitar que el TC se pronuncie a favor del intento de reelección.

Por otra parte, Morales recordó que Bolivia, tras una sucesión de golpes militares, logró el 10 de octubre de 1982 el retorno de la democracia. Ese hecho es recordado cada año en el país sudamericano como el Día de la Democracia.

“Como hoy, 1982, Hernán Siles Zuazo, llegó a la presidencia tras convalidarse últimos resultados electorales, terminando así las dictaduras. Hace 35 años, el pueblo puso fin a 18 años de dictaduras y recuperó la democracia. Siles juró como presidente pero pronto fue traicionado”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

El jefe de Estado dijo que presionado por exigencias de la Central Obrera Boliviana y la conspiración de Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y Acción Democrática Nacionalista (ADN) en el Congreso, Siles “fue traicionado por su vicepresidente Jaime Paz Zamora”.

“Iglesia católica, junto al MNR, ADN, MIR (el partido de Paz Zamora) y otros partidos decidieron acortar mandato de Siles en el mal llamado diálogo para la democracia”, recordó el presidente boliviano en otro tuit.

“Luego de forzar renuncia de Siles, ADN, MNR, MIR, PDC (Partido Demócrata Cristiano)… instauraron 20 años de modelo neoliberal con dominio imperial con cuoteo partidario”, porque ninguna fuerza lograba en los comicios una votación que le permitiese gobernar sola, escribió en esa red social.

En el Día de la Democracia, Evo Morales fustigó el periodo de la denominada democracia pactada que gobernó Bolivia en la década de los 90 y principios de 2000, en un acto público en Cobija, en el que criticó al ex presidente Carlos Mesa (2003-2005), que también participó de los actos contra su repostulación, a quien acusó de haber estado sometido a Estados Unidos cuando gobernaba el país, para lo cual hizo escuchar un audio del ex mandatario.

“La Ley de (nacionalización de) hidrocarburos que plantea el honorable Evo Morales (en 2003 diputado), jefe del MAS, es una ley inviable e imposible. Nos lo ha dicho España, el Banco Mundial, nos lo ha dicho Estados Unidos y si yo no recibo ayuda internacional no le voy a pagar su salario, no porque no quiera, sino porque no puedo. Sabe señor, señora maestra, le estoy pagando una parte de su salario de la limosna internacional que recibo porque extiendo la mano”, se escucha decir a Mesa en el audio.

Artículos Relacionados

Deja un comentario