Inauguración: 25 mil personas vivieron una fiesta en el Fan Fest de Moscú

Todo fue jolgorio y algarabía en el Fan Fest de Moscú, donde se pueden seguir los partidos en pantallas gigantes y al aire libre, con el triunfo de Rusia sobre Arabia Saudita por 5 a 0 en el partido inaugural de la Copa del Mundo.

Organizado y habilitado por la FIFA, el Fan Fest de Moscú se encuentra en lo alto de la Colina de los Gorriones, en un predio dependiente de la Universidad Estatal y desde donde se divisa gran parte de la ciudad.

Con capacidad para 25.000 personas, el recambio de público fue permanente y sobre el final del primer tiempo se cerraron los accesos ante la gran cantidad de público presente, que llegó al lugar desde primeras horas del mediodía (el partido se jugó a las 18 locales).

Un intermedio con DJ y luego el Coro oficial Cosaco, que cantó y bailó tres piezas tradicionales, calentaron el clima hasta la llegada de la ceremonia inaugural, transmitida en directo, y luego el partido.

Colmado mayoritariamente por rusos, el Fan Fest lució grupos prácticamente de todos los países que juegan el Mundial, por lo general identificados con camisetas, vinchas, banderas o pinturas alusivas.

Así se vieron grupos de argentinos, peruanos -muy numerosos y alegres en su primera copa mundial después de 32 años-, españoles, serbios, tunecinos, brasileños, senegaleses y alemanes, entre otros.

El predio del Fan Fest es un extenso parque al ingreso de la Universidad Estatal y a su fondo se ve uno de los monumentales y bellos edificios conocidos como Siete Hermanas, unos rascacielos en líneas del barroco ruso y el gótico creados por orden de Stalin para conmemorar los ocho siglos de la fundación de Moscú.

Los edificios son siete (en la actualidad dos se utilizan para viviendas, dos son hoteles internacionales de alta gama, otros dos ministerios públicos y el de la universidad), porque Stalin murió antes de que se iniciara la construcción del octavo, que su sucesor desechó.

No pocas polémicas hubo en los meses previos al Mundial con la localización del Fan Fest de Moscú, al que se opusieron los estudiantes de la universidad pero no por motivos políticos sino académicos, argumentando que su funcionamiento iba a alterar el normal desarrollo de los estudios en épocas de exámenes.

La tensión llegó a tal grado que hubo actos vandálicos e incluso dos estudiantes detenidos y apresados, por quienes respondió el rector de la casa de estudios, que consiguió su libertad, si bien no obtuvo la relocalización del Fan Fest, pero decidió alquilárselo a la FIFA para deslindar responsabilidades.

Aunque muchos periodistas argentinos hablan de cierto desinterés de los rusos por el Mundial, eso no fue lo que se vio este jueves en el Fan Fest, donde el clima fue muy positivo y los goles y el desarrollo del partido muy festejado por el público local.

Ocurre que el pueblo ruso es muy poco angloparlante, posee un idioma con un alfabeto diferente (cirílico) que casi no tiene palabras en común con las lenguas latinas, ya que la de ellos deriva de los eslavos, lo que genera una fuerte barrera idiomática, muy difícil de atravesar.

Sumado a esto, parecen de carácter serio y levemente introspectivo, no tanto las mujeres que son más amables y dispuestas a la sonrisa, pero mucho más los hombres.

Acaso estos factores combinados generen una sensación de desinterés en el fútbol, que no es tal, aunque es cierto que su deporte principal es el hockey sobre hielo y el fútbol, recién el segundo.

Artículos Relacionados

Deja un comentario