Tras declaraciones de Oyarbide, piden reabrir causa contra Cristina Fernández

A raíz de las declaraciones del ex juez Norberto Oyarbide, la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió este jueves que se reabra la investigación contra la senadora Cristina Fernández por presunto enriquecimiento ilícito.

El organismo, a cargo de Mariano Federici, tomó esta decisión luego de que el retirado magistrado denunciara en los Tribunales de Comodoro Py presiones del gobierno anterior para que acelerara su fallo en la causa contra el matrimonio presidencial, al que terminó sobreseyendo.

El organismo, que también pidió ser querellante, consideró que se trata de una «cosa juzgada írrita», por lo que la denuncia contra Néstor Kirchner y Cristina Fernández debería ser revisada nuevamente.

El caso quedó ahora en manos del juez Marcelo Martínez De Giorgi, que se encuentra subrogando el tribunal que dejó libre Oyarbide tras su renuncia.

El 21 de diciembre de 2009 el ex magistrado falló a favor del matrimonio presidencial al considerar que no habían cometido delitos respecto al incremento de su patrimonio, luego de analizar un informe del Cuerpo de Peritos de la Corte Suprema de Justicia.

Ese cuerpo no detectó irregularidades en la declaración jurada del matrimonio, cuyo patrimonio sólo en 2008 creció un 158 por ciento y un 572 por ciento desde su arribo a la Casa Rosada, en mayo de 2003.

Una vez conocida esta resolución, la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, había afirmado que el cierre de la causa demostraba «la clara parcialidad y la grave sospecha de corrupción» por parte de Oyarbide y le inició un proceso del juicio político.

Antes del fallo, el entonces juez federal recibió en su despacho al contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, quien le habría asegurado que el incremento de los bienes había sido gracias a la venta de propiedades, alquileres e intereses de plazos fijos en pesos y dólares.

Amenazas de muerte y custodia. Asimismo, el ex juez Oyarbide denunció la noche de este jueves amenazas de muerte, por lo que la Justicia le asignó custodia de la Gendarmería Nacional.

Fuentes judiciales revelaron que Oyarbide aseguró que recibió las amenazas a través de una nota entregada en su domicilio particular y por desconocidos que lo siguieron por la tarde y le hicieron señas como si estuvieran percutando un arma.

Las amenazas denunciadas por el ex magistrado se produjeron luego de que se presentara a declarar por segundo día consecutivo ante el fiscal Carlos Stornelli y denunciara aprietes del gobierno de Néstor Kirchner respecto a su fallo en una causa de 2008 por presunto enriquecimiento ilícito del matrimonio presidencial.

Antes de regresar a los Tribunales de Comodoro Py, Oyarbide había brindado una entrevista radial en la que, entre lágrimas, señaló que temía por su vida: «Si me quieren matar, que me maten. Ya está. Ojalá que lo escuche el Presidente todo esto. Le tengo que pedir una custodia al juez. No puedo andar por la calle», sostuvo.