Capacitan a productores rurales bonaerenses en agroecología

En el marco de las actividades programadas por el 90° aniversario de INTA Bordenave, se realizó una Jornada de aprendizaje visitando productoras y productores agroecológicos de las localidades de Pasman, Guaminí y Arroyo Venado. Los objetivos de la actividad buscaron visualizar los elementos de un sistema agroecológico e identificar las diferentes actividades que realizan productores que trabajan bajo este esquema.

La actividad fue organizada desde la Oficina de Extensión Bordenave, la Agencia de Extensión Rural Carhué y el área “Promoción de la Comunidad Rural y su Cultura” del Centro de Educación para la Producción Total (CEPT) N° 30 de la localidad de 17 de Agosto. Contó con la participación de estudiantes, miembros del consejo de administración y docentes de dicho establecimiento educativo, como así también productores agropecuarios, estudiantes universitarios y profesionales de INTA Bordenave y de las Agencias de Extensión Rural Carhué y General Lamadrid.

Los estudiantes del CEPT N° 30 vienen trabajando la alternativa agroecológica, mediante talleres, debates en clases, etc. y previamente elaboraron una guía de preguntas, trabajadas con el profesor Cristian Braatz, quien fue el impulsor de la actividad y al respecto afirmó “estas actividades son fundamentales para el aprendizaje completo de los estudiantes en el sector agropecuario”

La visita comenzó en la localidad de Pasman, en un predio de 120 ha. donde viven Ana, Matías y sus 2 hijos. Esta familia comenzó la transición agroecológica a raíz de la preocupación por el impacto en la salud de la familia a causa de las fumigaciones. Es un establecimiento mixto, en el cual se realiza cría y agricultura. Allí se recorrió un lote donde se relató cómo a partir de la siembra consociada de trigo y trébol rojo se pudo mejorar un recurso forrajero en base a ésta leguminosa, luego de la cosecha del trigo. En otro sector los visitantes pudieron observar un cultivo de trigo bien implantado y en donde Ana contó que el trigo lo vienen sembrando desde hace seis años, guardando sus propias semillas, sin ninguna aplicación de agroquímicos y fertilizantes. También mencionó que parte de la cosecha se destina a la elaboración de harina integral con un molino artesanal que posee la familia, compartiendo el trabajo con un grupo de mujeres.

La visita continúo en el Centro de Educación Agraria (CEA) Nº 30, donde el contingente fue recibido por el director Marcelo Schwerdt, quien expuso sobre el trabajo del establecimiento educativo en materia de agroecología, con una experiencia que lleva más de 6 años en el municipio de Guaminí. Año tras año se suman nuevos campos a la producción agroecológica, en un trabajo coordinado entre las instituciones y los productores. El CEA ha logrado este año que la Cartera Educativa Provincial apruebe un curso sobre producción agroecológica extensiva.

Luego el grupo llegó a “La Emiliana”, un establecimiento de alrededor de 700 ha, donde Rafael comentó que produce desde hace 5 años de forma totalmente agroecológica. Las causas que lo llevaron a abandonar el modelo que venía realizando fueron el aumento creciente de las dosis necesarias para el control de plagas y malezas con el consecuente aumento en los costos de producción y las dudas sobre los efectos de los agroquímicos en el ambiente. Allí se hizo una recorrida por los verdeos de avena/vicia, un cuadro sembrado con cebada y también un ensayo que realiza desde hace 20 años junto a INTA Castelar de 96 familias de Eucaliptus, para determinar los más aptos para la región.

Finalmente, en Arroyo Venado los participantes fueron recibidos por Cecilia y Norman, responsables de un campo de 680 ha en el que viven y el que llevan adelante en su totalidad de manera agroecológica. El recorrido por un potrero de avena y vicia sembrada bajo siembra directa sin agroquímicos generó el intercambio e interés de los concurrentes. En este sentido, Norman comentó las ventajas económicas y de calidad de esta forma de producir y vivir, al tiempo que afirmó: “estoy mucho más tranquilo desde que produzco así, además aumento la diversidad de los potreros en pastos y me ha permitido tener más carga animal que con el anterior sistema” Esta familia proveniente de otros rubros como la industria y bioquímica, apuestan a vivir en el campo y el trabajo en conjunto con los vecinos.

Fue una jornada muy productiva. “Mientras compartíamos café, mate y tortas preparadas por Cecilia, una de las estudiantes agradeció la hospitalidad y resaltó la importancia que tiene para su formación el hecho de aprender sobre estos sistemas productivos, como así también el entusiasmo y la alegría con que trabajan estos productores”, destacó uno de los organizadores.

Artículos Relacionados

Deja un comentario