Prisión preventiva para el empresario procesado por trata de personas

La justicia Penal de La Plata dictó la prisión preventiva del empresario platense Fernando Mercerat procesado por «explotación económica del ejercicio la prostitución de mayores agravado por la situación de la vulnerabilidad de las víctimas en los términos del artículo 127 segundo párrafo inciso 1» del Código Penal, según se desprende del articulado de la resolución oficial.

La medida fue dictada por el juez de Garantías Pablo Raele por solicitud de la fiscal Cecilia Corfield. Se trata de una resolución que es apelable ante la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata. En caso que ese tribunal de Alzada confirme la medida, el empresario, seguirá detenido, al menos, hasta que la causa sea elevada a juicio oral. La defensa tiene otras herramientas para solicitar morigeraciones (arrestos domiciliarios), pero eso es tarea a futuro.

Mercerat fue detenido en la tarde del 5 de octubre último en la localidad de Brandsen. Un día después fue indagado, negó todos los cargos, apuntó contra el otro detenido y quedó procesado en el marco de una causa por explotación sexual con fines económicos de personas trans.

Según la investigación, el dueño de la conocida inmobiliaria platense que lleva su mismo nombre, utilizó propiedades que las alquilaba a espaldas de sus legítimos dueños para que funcionen como lugares para el ejercicio de la prostitución.

El caso salió a la luz el pasado 26 de junio, tras una redada judicial y policial en la ciudad, en el marco de una investigación que desbarató una red de prostíbulos que funcionaban en La Plata. Ese día hubo más de 40 allanamientos. En rigor, existen cuatro causas detrás de esta red de prostitución: tres están radicadas en el ámbito Federal y otra en el fuero Penal platense.

Los investigadores sospechan que Mercerat cobrada hasta 40.000 pesos mensuales por sobre el valor del alquiler a las trabajadoras sexuales trans a las que les rentaba esas viviendas, lo que se configuraría como como un delito de explotación sexual, por la percepción de ese dinero. En ese marco, fuentes del caso revelaron que otra de las situaciones particulares que emerge de esta investigación es que «muchos dueños de las propiedades no sabían que alquilaban su casa para montar un prostíbulo siendo ocultado ello por la inmobiliaria». En los allanamientos se secuestraron carpetas de alquileres y tras su análisis se estableció que los garantes de los alquileres «eran siempre los mismos, truchos, tanto para los prostíbulos como para casas alquiladas a familias», señalaron los voceros consultados.

Por esta causa, hace meses está detenido un albañil que se encargaba de realizar refacciones en las viviendas alquiladas y algunas cobranzas a personas trans que alquilaban propiedades. En una de sus declaraciones apuntó a Mercerat como el responsable de las maniobras y dio el nombre de empleados y empleadas de la inmobiliaria que también conocían el origen de la recaudación. “Mercerat es la única inmobiliaria en La Plata que le alquila a travestis”, señaló el detenido, quien es asistido en la defensa por los abogados Fernando Palazzo y Cristian Parodi.

LA INDAGATORIA

En su extensa indagatoria el martillero y corredor público explicó el funcionamiento de su inmobiliaria -que cuenta con cerca de mil inmuebles administrados- y la imposibilidad de conocer que en los departamentos alquilados a través del coimputado, el albañil Sergio Bardella, se explotaran sexualmente a mujeres o personas trans.

La estrategia del acusado apunta a refutar todas las sospechas y explicar que el albañil detenido y su entorno explotaban sexualmente a las inquilinas. Bardella realizaba tareas de mantenimiento en las propiedades administradas en la inmobiliaria y, según Mercerat, se ocupaba de subalquilar las propiedades. En uno de los tramos de la indagatoria, Mercerat aseveró que «no sabía» que en los inmuebles alquilados «se ejercía la prostitución».