«La nueva movilidad va a recuperar las jubilaciones»

La directora ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Fernanda Raverta, se mostró convencida de que la nueva movilidad jubilatoria permitirá recuperar los haberes de la clase pasiva y señalo que cuando esa fórmula se aplicó, entre 2009 y 2017, permitió «un incremento de compra del 26 por ciento».

Raverta opinó sobre el proyecto convertido en ley por la Cámara de Diputados que reestablece el sistema de cálculo aplicado en el gobierno de Cristina Fernández Kirchner y que estuvo en vigencia hasta el segundo año de la administración de Mauricio Macri.

La cámara baja aprobó, por 132 contra 119 votos y tras diez horas de debate, la nueva movilidad jubilatoria que determina que los haberes de los trabajadores pasivos se ajustarán con una fórmula que combina un 50% de la recaudación de la Anses y otro 50% de la variación salarial de acuerdo al Indec y al Ripte.

Además, propone incrementos trimestrales para unos 17 millones de personas, entre jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), asignaciones familiares, pensiones no contributivas y pensión al adulto mayor.

Al hablar en la apertura de una oficina de la Anses en la ciudad bonaerense de Garín, partido de Escobar, Raverta señaló que la fórmula de movilidad aprobada anoche permitió durante su vigencia, entre 2009 y 2017, que los jubilados tengan «un incremento en su capacidad de compra de un 26%, mientras que con la del Gobierno anterior perdieron casi un 20% respecto de la inflación».

«Esta nueva ley actualizará ingresos para 17 millones de personas, entre jubiladas y jubilados, chicas y chicos de la Asignación Universal y el salario familiar», aseguró.

«El aumento de los haberes será cada tres meses -marzo, junio, septiembre y diciembre- y entrará en vigencia a partir del primero de marzo del año entrante», agregó la funcionaria.

Durante la actividad Raverta estuvo acompañada por el titular de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner, quien señaló que el Gobierno recibió «una Argentina hecha pedazos, un pueblo al que le buscaron quebrar la autoestima».

«Cuando vemos esta oficina en condiciones laborales absolutamente dignas demuestra como desde el Estado se trabaja para que las argentinas y argentinos vivan un poco mejor todos los días», agregó Kirchner en el encuentro, del que también participó el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk.

El Frente de Todos logró sancionar por 132 contra 119 votos el proyecto de movilidad jubilatoria, al conseguir el respaldo de otros bloques que le permitieron tener una mayoría para convertir la iniciativa en ley, ya que siendo primera minoría requiere el aval de otras fuerzas políticas.

El proyecto fue apoyado, además del oficialismo, por el interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, el bloque Justicialista, Córdoba Federal, Acción Federal y el Movimiento Popular Neuquino.

Otro dato de la sesión fue que el rechazo unió un heterogéneo conglomerado de bloques, ya que votaron en contra Juntos por el Cambio, el Frente de Izquierda, Consenso Federal, y el Partido Justicia Social, que reunieron 119 votos.

La aprobación se efectuó en una sesión especial que se extendió por espacio de diez horas y concluyó con un fuerte cruce de acusaciones entre Máximo Kirchner y el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, el radical Mario Negri.