«Este es un gobierno de un presidente y 24 gobernadores»

El jefe de Estado, Alberto Fernández, reivindicó enfáticamente el federalismo al afirmar que hay un Gobierno compuesto «por un Presidente y 24 gobernadores», y abogó porque «todos tengan las mismas posibilidades de crecer y las mismas condiciones para poder avanzar» y el «derecho de ser felices en el mismo lugar donde nacieron».

Fernández formuló estos conceptos al encabezar la reunión del Gabinete Federal en la localidad riojana de Chilecito, en el marco del proyecto de Capitales Alternas, donde los ministros nacionales visitaron obras y establecimientos productivos y educativos y firmaron numerosos convenios.

El primer mandatario recordó la ciudad que visitó para luego hacer un paralelismo: «Tuve un padre que a los 12 años se fue de Chilecito a estudiar al Colegio Nacional de Buenos Aires, luego en la Universidad de Buenos Aires y después hizo su carrera judicial en Buenos Aires».

En ese sentido, manifestó que «el norte ha padecido una postergación respecto al resto del país» y subrayó su deseo de que «ningún chico de 12 años se tenga que ir a estudiar a Buenos Aires».

«Todos tenemos el derecho de ser felices en el mismo lugar donde nacimos, esto debería ser un deber que todos deberíamos imponernos», refirió, y agregó: «El mérito es que todos tengamos las mismas condiciones para poder avanzar».

Sobre la idea de designar Capitales Alternas consideró que «para saber lo que pasa hay que estar en el lugar donde pasa, escuchar a los que viven acá, esa es la idea de sacar al Gobierno nacional de la Ciudad de Buenos Aires y atender la necesidades de cada provincia».

Y apuntó a «poner de pie de una vez y para siempre el norte argentino, el norte olvidado, abandonado, al que obligaron a muchos a emigrar», y remarcó: «Ese norte vamos a construirlo entre todos»

Aclaró que llegó tarde a Chilecito «porque anoche tembló San Juan y muchas casas precarias vieron caer sus techos» por un sismo y se dirigió hacia allí.

Y enfatizó: «Este no es el Gobierno de un Presidente, es de un Presidente y 24 gobernadores, y cuando uno me necesitó, estuve para ayudar por lo que la tierra había tirado abajo», porque «lo que se dice es para cumplirlo».

En el mismo acto el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ de Pedro, señaló que «la consigna del Presidente es que cada argentino se pueda desarrollar en el lugar donde nació o donde eligió vivir».

De Pedro sostuvo que «para hacer estas obras hubo que seguir negociando con el Fondo Monetario Internacional y con los fondos buitres», y expresó que «hay una deuda externa nueva producto de la bicicleta financiera y de la fuga».

Indicó que «se debe dinero que no se ve, ni en obra, ni en una ciudad ni en una región» y remarcó que «hay que pelear con esos cuatro años de centralismo» y destacó la importancia de crear «un plan de Desarrollo Federal para promocionar y generar empleos genuinos en industrias, comercios, economías regionales y en la producción», en donde el Gobierno nacional «acompaña al sector productivo de cada provincia».

«Tuvimos una pandemia, pero estamos orgullosos del primer año de gestión del Gobierno nacional, para priorizar la vida de los argentinos y argentinas y encender el motor productivo», completó.

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, resaltó «esta mirada federal y fraterna para tratar de entender que la Argentina crezca armónicamente en todas las regiones del país».

Pidió por «terminar esas asimetrías» y aclaró que «no es en contra del pueblo porteño sino en contra un sistema que hay que modificar».