Vence el plazo para el pedido de prisión preventiva al marido de Carolina Piparo

Carolina Piparo y su marido Juan Ignacio Buzali, detenido y procesado por intento de homicidio, viven horas cruciales. Este viernes 5 de febrero vence el plazo que tiene la fiscal María Eugenia Di Lorenzo para elevar (o no) el pedido de prisión preventiva que, en caso de concederse, mantendrá tras las rejas al acusado.

Buzali fue detenido el pasado 8 de enero. En rigor el plazo para la solicitud de la medida de coerción vencía el 23 de ese mes, pero la fiscal solicitó la prórroga de 15 días corridos establecida en el Código Procesal Penal bonaerense para seguir con la producción de pruebas y, con un panorama más claro, volver sobre el expediente, realizar un puntilloso análisis y determinar si es necesaria esa medida privativa de la libertad.

Si la fiscal no pide la prisión preventiva, Buzali seguirá ligado al proceso pero en libertad. Caso contrario el planteo deberá ser resuelto en el juzgado de Garantías 5 de La Plata, a cargo de la jueza Marcela Garmendia quien, hasta el momento, confirmó toda la investigación y planteos de la fiscal. Lo mismo avalaron dos jueces de Cámara. Lo que resuelva ese organismo no es definitivo. La medida puede ser apelada ante la Cámara Penal de La Plata que deberá expedirse y confirmar o rechazar lo dispuesta por la jueza garante.

Buzali se encuentra privado de su libertad por una orden de detención. La Cámara de Apelaciones de La Plata confirmó el rechazo a los pedidos de excarcelación (ordinaria y extraordinaria) realizado por sus ex abogados Fernando Burlando Fabián Améndola quienes llamativamente no presentaron la eximición de prisión para aumentar las posibilidades de mantener al acusado en libertad.

El esposo de la diputada provincial de Juntos por el Cambio está procesado por intento de homicidio, delito que tiene una escala de condena que oscila entre 4 y 16 años de cárcel. Como el monto mínimo de la pena supera los tres años, la misma es de ejecución plena, y no es excarcelable, al menos, en esta etapa de la investigación penal preparatoria del juicio oral.

En caso de obtener la confirmación de la prisión preventiva, se estima, que permanecerá detenido hasta que el caso sea ventilado en juicio oral, aunque la defensa buscará el beneficio del arresto domiciliario en distintas etapas previas al amplio debate público. Bajo ciertas circunstancias el cierre de sumario de la causa que marca el fin de la investigación antes del pedido de juicio oral o la audiencia preparatoria del debate, son dos momentos procesales posibles (entre otros) para intentar una medida morigeratoria de las condiciones de detención.

El defensor Marcelo Peña realizó una serie de presentaciones para lograr la libertad de Buzali. Reiteró el pedido para que se realice la pericia accidentológica oficial y una ampliación de la pericia mecánica.

«Tenemos el informe de la pericia accidentológica realizada por un perito de parte en el que se detalla que la embestida fue con una velocidad final de 25 kilómetros por horas, con esa velocidad resulta imposible que Buzali tenga intenciones de matar», consideró el defensor en diálogo con este medio.

EL CASO

Piparo denunció que fue asaltada por tres parejas de «motochorros» la madrugada del 1 de enero último en la calle 47, entre 15 y 16, cuando Buzali estacionó para dejar a su papá -suegro de la funcionaria municipal- en su casa.

Según la legisladora, tras ello y cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, volvieron a ser interceptados por los que creyeron que eran los mismos delincuentes que los habían asaltado, por lo cual persiguieron y terminaron por embestir a una de las motos en 21 y 40, arrastraron el rodado, dejaron tirados a los jóvenes y emprendieron un escape. La pareja se alejó en el auto sin asistir a los dos jóvenes, identificados como Luis Lavalle (23) y un adolescente de 17 años, quienes tripulaban la moto y resultaron heridos.

Días después del hecho y a pedido de la fiscal Buzali fue detenido en el exclusivo barrio privado de Grand Bell donde alquilaron una propiedad para las vacaciones. En su indagatoria rechazó haber intentado matar a los motociclistas y encuadró el hecho dentro de un accidente de tránsito. Para la fiscal, sin embargo, el hombre conducía a «toda velocidad», embistió «de lleno» a las víctimas y no se advirtió «ninguna maniobra de esquive».