Lacalle Pou defendió su encuentro con Bolsonaro

El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, defendió su reunión del miércoles con su par brasileño, Jair Bolsonaro, con el argumento de que su administración no tiene “afinidades ideológicas”, sino que pretende “abrir el Uruguay al mundo”.

“Nosotros no tenemos afinidades ideológicas; tenemos la obligación de defender los intereses nacionales y abrir el Uruguay al mundo”, respondió Lacalle en parte de un encuentro con la prensa que él mismo subió a su cuenta de la red Twitter.

El mandatario respondió de esa manera a los periodistas que citaron algunos cuestionamientos de la oposición por el hecho de su primer viaje al exterior haya sido a Brasil y no a la Argentina, aunque a Alberto Fernández ya lo había recibido en noviembre en la ciudad de Colonia.

“Recordemos una frase que debería ser la frase de cabecera de los jefes de Estado y los diplomáticos, la frase de Lord Palmerton: ‘Los países, las naciones, no tienen amigos permanentes ni enemigos permanentes’. Uruguay tiene intereses permanentes”, subrayó Lacalle Pou.

En ese mismo sentido, consideró que “lo peor que podría hacer un presidente de la República representando al país es tener afinidades ideológicas”.

Luego explicó que su administración no se mueve “por afinidades ideológicas”, algo que la alianza que integra “criticó más de una vez”.

“Primero porque no tengo el derecho, como presidente de todos los uruguayos, de tener un sesgo ideológico. No estaría representando a todo el Uruguay. Sí tengo ya no solo el derecho, sino la obligación, de defender los intereses nacionales, los objetivos que todo el mundo conoce, que es abrir el Uruguay al mundo”, concluyó.

En Brasilia, Lacalle Pou y Bolsonaro plantearon la idea de «flexibilizar» el Mercosur y esbozaron la chance de una cumbre presencial sumando a Fernández y al mandatario de Paraguay, Mario Abdo Benítez, para fines de marzo.