Los Toldos: historia, quesos y artesanías

Los Toldos, cabecera del partido de General Viamonte, es una ciudad de atractivos distintivos y diferentes. La Casa Museo de Eva Perón, la comunidad mapuche con sus hilados y la producción de queso gouda confluyen en este destino bonaerense que seduce a visitantes vernáculos y extranjeros.

“La historia comenzó aquí”

Este es el lema de la Casa Museo de Eva Perón porque “lo que más atrae al público es visitar el espacio en el que Evita transitó su niñez, para algunos es una experiencia casi mística o sagrada”, contó Julián Piñero, director de la Casa Museo.

Esta institución, que en mayo de 2019 reabrió sus puertas e inauguró el nuevo complejo museográfico, busca “interpelar a quienes lo visitan más desde lo emocional que desde lo racional o el dato histórico duro”, agregó Piñero.

Allí se exponen diferentes objetos personales que pertenecieron a esa mujer  referente política argentina y mundial. El más icónico es la máquina de coser que utilizó Juana Ibarguren, madre de Eva, para trabajar y sostener el alimento de sus cinco hijos. Imagen que siempre inspiró a Evita, quien a través de su fundación, entregó esas máquinas a las mujeres de los sectores humildes.

(PH: Municipalidad de Gral. Viamonte)

Otro documento importante que se puede ver en el museo es la carta que Juan Domingo Perón le envió a Eva mientras estaba detenido en la isla Martín García. “En ella, entre otras cosas, le propone casamiento y le dice que cuando fuera liberado se retirarán a vivir juntos en una finca del Chubut. La carta está fechada el 14 de octubre de 1945, tres días antes de que los obreros tomaran la Plaza de Mayo en el hito histórico que marcaría el comienzo del peronismo”, explicó el director.

La gran mayoría de los visitantes son de la provincia de Buenos Aires y la capital federal pero un gran número llega desde el exterior, atraído por la emblemática figura.

“A medida que fueron transcurriendo los años la figura de Evita se fue convirtiendo en una referencia ineludible para Los Toldos”, concluyó.

Comunidad fundacional

La ciudad de Los Toldos se fundó el 2 de noviembre de 1892 y debe su nombre a la tribu mapuche que el cacique Ignacio Coliqueo emplazó en esas tierras en 1860.

Este pueblo originario comparte con los habitantes locales su cosmovisión sobre la vida y el mundo. Una de las formas de hacerlo es a través de la simbología que plasman en sus hilados.

En este destino se realiza el Kawin Mapuche o Festival Mapuche, cuyo protagonista es el tejido artesanal. Durante la celebración se desarrollan cursos y seminarios sobre técnicas ancestrales para confeccionar ponchos, fajas y caminos.

Además, se pueden hacer visitas guiadas organizadas por Lisandro Coliqueo, y conocer el taller de telar e hilado “Kume Lalen”, en la casa cultural “Ruka Kimun”.

(PH: Municipalidad de Gral. Viamonte)

Quesos y monasterios

General Viamonte es la cuna del queso gouda. En 1949 la familia Doeswijk llegó al país desde Holanda y, luego de trabajar en diferentes tambos, logró comprar una porción de tierra en Los Toldos e iniciar su propio emprendimiento.

Los Doeswijk trajeron recuerdos, deseos, esperanzas y la receta del queso que lleva el nombre de una ciudad holandesa. La fórmula para elaborar ese producto atravesó el Océano Atlántico y a varias generaciones de la familia.

En 1948, casi de manera simultánea, doce monjes y dos laicos procedentes de Suiza fundaron el Monasterio Benedictino “Santa María de Los Toldos”, abocados también a la producción láctea.

En 1953 la familia holandesa comenzó con la fabricación de quesos, luego lo hicieron los religiosos suizos y mucho tiempo después varios de sus  descendientes montaron tambos en la región.

La tradición y receta milenaria que llegó a este destino bonaerense, hizo que uno de los atractivos imperdibles sea el recorrido por fábricas de quesos en las que se pueden degustar exquisitas variedades, conocer el proceso de elaboración y luego llevarse uno para disfrutar en casa.

Desde 2016, a través del Festival del Queso, este municipio turístico empezó a mostrar su amplia tradición láctea. Durante la feria se pueden encontrar diferentes estilos de quesos, stands de conservas, dulces, miel, panificados, cerveza artesanal y clases de cocina en vivo.

Tres atractivos distintos que reflejan la diversidad cultural de esta región de la provincia de Buenos Aires.

(Fuente: Prensa Turismo provincia de Buenos Aires)