A todo o nada: el marido de Carolina Piparo pelea por salir del calabozo

Juan Ignacio Buzali, el marido de la diputada provincial Carolina Piparo (Juntos por el Cambio) lleva 40 días detenido y su defensa, a cargo del abogado Marcelo Peña, hoy presentará la apelación a la prisión preventiva dictada el pasado viernes por la jueza de Garantías Marcela Garmendia, por solicitud de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo.

Buzali está procesado por intento de homicidio, tras arrollar a dos motociclistas en las primeras horas del 1 de enero de 2021, en La Plata, al confundirlos con los delincuentes que momentos antes los habían asalto. Se encuentra alojado en la alcaidía Roberto Pettinato de La Plata a la espera de saber si vuelve a su casa o lo trasladan a una cárcel común.

Marcelo Peña, abogado defensor de Buzali, explicó que presentará el recurso ante la Cámara de Apelaciones de La Plata y adelantó que pedirá el cambio de carátula de la causa en la que está detenido por “tentativa de homicidio”.

“La calificación de tentativa de homicidio nos parece arbitraria y desproporcionada en relación a los elementos probatorios que hay en la causa y que no relacionan que Buzali haya tenido intención de matar a las personas”, graficó.

Peña hizo mención a la pericia accidentológica de parte (no la oficial) “que demostró que iba a una velocidad ínfima para que pueda suceder ese delito tan grave”.

El viernes último, la jueza Garmendia hizo lugar al pedido de la fiscal Di Lorenzo, por lo que le dictó la prisión preventiva a Buzali (47) por el delito de “homicidio en grado de tentativa”.

En la resolución, la magistrada consideró que “sin importar las consecuencias de su accionar y con claro desprecio por la vida ajena y debiendo representarse el resultado muerte, embistió con el frente de su vehículo el sector trasero del motovehículo que transitaba delante suyo y en la misma dirección”.

La jueza tuvo en cuenta también que, luego de embestir la moto, fugó del lugar “arrastrando el rodado menor mientras éste desprendía chispas por el roce con el asfalto, particularidad que no podía pasar inadvertida por los ocupantes del automóvil”.

En su escrito, la magistrada rechazó el pedido de detención domiciliaria que había pedido Peña, aunque ordenó abrir un incidente por separado para evaluar “una posible morigeración de las condiciones de detención”.

Para ello tuvo en cuenta la ausencia de antecedentes penales del imputado, su situación personal y que, según la fiscalía, ya está producida la mayor parte de la prueba en la causa.

EL CASO

Piparo denunció que fue asaltada por tres parejas de «motochorros» la madrugada del 1 de enero en la calle 47, entre 15 y 16, cuando Buzzali estacionó para dejar a su papá en su casa.

Según la legisladora y funcionaria municipal, tras ello y cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, se cruzaron con los que creyeron que eran los mismos «motochorros» que los habían asaltado, a quienes siguieron a distancia para llamar a la policía. Pero más tarde lo perdieron y volvieron a cruzarse con otros motociclistas, a dos de los cuales embistieron. Buzali chocó por detrás a una de las motos en la que viajaban dos jóvenes a los que dejó tirados en el piso.

El acusado permanece tras las rejas desde el 8 de enero por orden de la Jueza, quien rechazó tiempo atrás el pedido de excarcelación presentado por su defensa, lo que fue ratificado por la Cámara de Apelaciones de La Plata.