Talleres en cárcel de mujeres para fortalecer vínculos entre detenidas e hijos

Un taller de acercamiento a la música que busca fortalecer el vínculo entre las mujeres que se encuentran privadas de su libertad y sus hijos, comenzó en una de las cárceles de Los Hornos, en La Plata, informó el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Según se detalló en un comunicado, las internas no sólo cantarán y ejecutarán instrumentos, sino que también crearán piezas infantiles y canciones de cuna para los niños de hasta 4 años que conviven con ellas.

En un trabajo articulado entre la Dirección de Niñez y la Banda de Música, ambos organismos dependientes del Servicio Penitenciario Bonaerense, la experiencia ya comenzó a transitarse en la Unidad 33.

Las internas madres y sus hijos, y las embarazadas, participarán, durante todo este año, de encuentros semanales a fin de conectarse con el arte y de producir diversos materiales sonoros, en talleres coordinados por músicos penitenciarios

“Teniendo como interés superior los derechos de los niños, niñas y adolescentes, conocemos la importancia vital de un vínculo sano con sus padres y figuras de cuidado y protección, por lo que dar herramientas a estos últimos devendrá en una mejora de sus experiencias vitales”, indicó la directora de Niñez del SPB, Andrea Bartolomé.

Con el apoyo del Consejo Asistido y la jefatura de la Unidad 33, en la primera jornada del taller coordinado por la licenciada en Terapia Ocupacional, Teresa Iribar, el director de la Banda de Música, Diego Pisano, y dos músicos, visitaron el establecimiento carcelario.

Las internas y sus hijos, con instrumentos y sus voces, se fueron soltando, e incluso, sorprendieron al proponer los temas. “La vaca Lola”, “Bartolito”, “La reina Batata” y “La Gallina Turuleca”, fueron algunos de las canciones que sonaron en el patio del pabellón materno infantil.

En un comunicado, el SPB detalló que Antonella y su hijo Nehuén de un año, se mostraron «muy participativos y entusiasmados con la experiencia», y que al finalizar expresó que al recibir la propuesta, enseguida aceptó porque “es algo para nosotras y para los chicos. La idea es que nuestros hijos puedan salir de lo que es estar acá adentro”.

Entre las ventajas de esta iniciativa, la coordinadora del taller recalcó que “la música permite decir desde las cosas más aterradoras, hasta las más dulces o banales, con una fluidez que no tiene el lenguaje formal”.

El director de la Banda de Música insistió en que “grabarán producciones para que los niños y niñas puedan llevarse al cumplir los cuatro años, cuando sus mamás continúen con el cumplimiento de la condena”.