Bahía Blanca quiere abrir los boliches al aire libre

Mientras el verano llega a su fin y la llegada del otoño aparece como una amenaza ante una posible segunda ola de coronavirus, desde la municipalidad de Bahía Blanca confirmaron que aún no hubo avances sobre el pedido de abrir los boliches al aire libre.

La iniciativa pretende evitar las fiestas clandestinas que todos los fines de semana se realizan en distintos espacios públicos, caminos vecinales y propiedades privadas, modificando ese mapa por lugares habilitados y, en principio, más seguros por los supuestos protocolos sanitarios.

El municipio bahiense explicó que también busca evitar las molestias que miles de jóvenes generan organizando fiestas en el Paseo de las Esculturas y otros lugares de esparcimiento.

Sin embargo trascendió que el pedido hecho al gobernador Axel Kicillof todavía no tuvo respuesta. por parte de a Provincia.

El documento con un posible protocolo se presentó la última semana de febrero y en el mismo se detallaba un protocolo que contemplaba controles de ocupación, implementar un sistema de burbujas, entre otros detalles.

Días atrás, Osvaldo Catini, dueño de un boliche del centro de Bahía Blanca se refirió a la situación que están pasando los locales bailables y pidió una solución a las autoridades para de esta manera también terminar con las fiestas clandestinas.

«Los primeros castigados fuimos los bolicheros, pero se olvidaron de que podía haber fiestas clandestinas. Se podría haber habilitado boliches, con protocolos y controles, pero no lo pensaron ni un poco», dijo en diálogo con radio LU2.

La actividad nocturna en Bahía viene generando reclamos desde hace varios meses. En diciembre se pretendían habilitar fiestas al aire libre en diferentes locales, aunque horas antes de la Navidad el gobierno de la Provincia de Buenos Aires decidió dar marcha atrás con esa medida, ya que sólo se habilitó la asistencia de apenas 200 personas, número que no cubría los costos de abrir un negocio de esas características.

En paralelo, crecen las quejas de muchos vecinos que entienden que la habilitación de este tipo de actividades solo traería más complicaciones con la ola de contagios.

Fuente: lanueva.com