Mar del Plata aceptará eventuales medidas restrictivas

El intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, confirmó en las últimas horas que “acatará” las medidas de restricción que anuncie el gobierno provincial para reducir los contagios de coronavirus.

“Si se entiende que es la mejor manera de cuidar a todos, vamos a acatar”, aclaró en diálogo con Radio Mitre y agregó que “en definitiva es importante poder mantener los números en el plano sanitario para seguir con las actividades económicas abiertas en una ciudad con las características de Mar del Plata”.

En la misma dirección, el jefe comunal marplatense confirmó el diálogo “permanente” con los funcionarios provinciales y nacionales y recordó “la reducción de actividades que hicimos en enero”.

Por otra parte, Montenegro brindó un panorama de la situación sanitaria de Mar del Plata y afirmó que hay “una meseta después de seis semanas de casos en baja”.

Además, puntualizó en que hay 21 camas de terapia intensiva ocupadas por pacientes con coronavirus.
Durante el diálogo, el intendente valoró la importancia de que se puedan desarrollas las activiades económicas y comerciales.

“Ha cambiado en parte la fisonomía de la ciudad, con corredores y algunas modificaciones, siempre siendo respetuosos de todos los protocolos”, señaló.

En igual sentido, subrayó que “se trabaja fuerte para mantener los puestos de trabajo”. “Mar del Plata llegó a tener en el segundo trimestre pasado el 26% de desocupación, fue la más alta de la historia. Hoy estamos en 11%”, explicó.

Y agregó: “Para nosotros es clave el trabajo y en el último año hemos ido afinando los detalles, siendo respetuosos para que se puede sostener la actividad. El laburo es clave para una ciudad con las características de Mar del Pata que es una ciudad con turismo”, añadió.

Montenegro también aclaró su posición ante la recomendación que hizo el gobierno nacional de eximir a los empleados estatales de la presencialidad.

“En los parámetros objetivos que cita el gobierno, General Pueyrredon no entra”, apuntó y agregó que “además tenemos una obligación con todos los vecinos de la ciudad, más en una semana corta”.

“Tenemos que trabajar en todo lo que necesita el vecino de la ciudad y preparar los controles para recibir a la cantidad de gente que va a venir en Semana Santa”, afirmó.