El marido preso de Carolina Piparo deberá aclarar varias dudas

Juan Ignacio Buzali, el marido de la diputada provincial de Juntos por el Cambio Carolina Piparo, procesado por un doble intento de homicidio lleva 83 días detenido, y lo seguirá por varios días más. La fiscal solicitó que la defensa aclare una serie de dudas que siguen en el expediente antes de presentar su dictamen en el que se puede oponer o acompañar a la defensa en el planteo de arresto domiciliario.

Buzali está alojado en la alcaidía Roberto Pettinato de La Plata. La Cámara de Apelaciones y Garantías confirmó el encuadre legal de la causa y la prisión preventiva que recayó sobre el sospechoso. Tres jueces de un tribunal superior confirmaron todo lo actuado por la fiscal María Eugenia Di Lorenzo.

La defensa sigue adelante en su pedido de arresto domiciliario para que el sospechoso siga ligado al proceso pero bajo la figura de arresto domiciliario. Ese planteo debe ser contestado por la fiscal y los particulares damnificados que representan a las víctimas. Con todas las cartas sobre la mesa, será la jueza de Garantías quien defina si otorga la morigeración o no.

Fuentes del caso confirmaron que la fiscal, antes de elevar su dictamen, presentó un pedido para que Buzali aclare cuál será el domicilio en el que residirá el reo y que aporte al expediente el contrato de locación del lugar, con todos los recaudos legales, que el presentado fue en copia simple sin firmas certificadas, detallaron las fuentes consultadas.

El marido de la legisladora presentó un llamativo contrato de alquiler VIP, en el barrio cerrado Grand Bell, muy por debajo de los valores de mercado, En el mismo «no figuran garantías ni se establecieron cláusulas de actualización del alquiler, que son requisitos básicos para contratos de este tipo», señalaron fuentes del caso con acceso al expediente.

«En principio este contrato era por la temporada de verano, después presentaron otro donde pasó a ser permanente», señalaron ante la consulta de este medio.

No es la primera vez que la diputada de Juntos por el Cambio muestra habilidades en el negocio inmobiliario, ya que posee un departamento en el barrio de Puerto Madero, donde reside habitualmente con su familia, cuyo valor de compra fue según la legisladora, de 200.000 dólares, cuando en rigor los valores de mercado en esa zona son varias veces superiores. Las posibles inconsistencias de las operaciones inmobiliarias de la funcionaria llamaron la atención a integrantes de la magistratura platense, quienes no descartan que pueda existir alguna maniobra de evasión fiscal que, por el momento, no fue denunciada ni es investigada.

PERICIA ACCIDENTOLÓGICA

Expertos oficiales de la Asesoría Pericial de La Plata, dependiente de la Suprema Corte bonaerense, finalizaron el informe de la pericia accidentológica que había sido solicitada por la defensa. El informe detalla que Buzali y Piparo marchaban por calles internas de La Plata “a 50 kilómetros por hora, entre 20 y 25 kilómetros hora más fuerte que las motos que circulaban a unos 25 kilómetros a la hora” confirmaron fuentes oficiales.

Este informe será analizado por las partes del proceso, cada una hará su valoración y será la magistrada garante quien determinará si se trata de una nueva evidencia en contra del acusado o no. Uno de los escenarios posibles es que la defensa a cargo del abogado Marcelo Peña señale que la velocidad de impacto fue de 22 kilómetros por hora (resultado de una resta simple entre la velocidad de circulación de auto menos la de una de las motos).

EL CASO

El hecho por el que está detenido Buzali ocurrió la madrugada del 1 de enero cuando su esposa denunció que fue asaltada por tres parejas de «motochorros» en 47 entre 15 y 16, en momentos en que su marido estacionó para dejar a su padre en su casa.

Según la legisladora, cuando se dirigía con su esposo a realizar la denuncia a bordo de su Fiat 500L negro con techo blanco, volvieron a ser interceptados por los que creyeron que eran los mismos delincuentes que los habían asaltado. Tras perseguirlos por gran parte de la ciudad, en 21 y 40 Buzali chocó por detrás a una de las motos en la que viajaban dos jóvenes a los que dejó tirados en el piso pese a las lesiones que habían sufrido.

La jueza tuvo en cuenta también que, luego de embestir la moto, fugó del lugar «arrastrando el rodado menor mientras éste desprendía chispas por el roce con el asfalto, particularidad que no podía pasar inadvertida por los ocupantes del automóvil». La magistrada rechazó el pedido de detención domiciliaria que había la defesa de Buzali, aunque ordenó abrir un incidente por separado para evaluar «una posible morigeración de las condiciones de detención», al considerar en su favor la ausencia de antecedentes penales, su situación personal y que, según la fiscalía, ya está producida la mayor parte de la prueba en la causa.