Gremio docente de escuelas privadas respaldó el retorno a clases virtuales

La secretaria adjunta del gremio Sadop delegación La Plata, María Eugenia Vosilaitis, respaldó la decisión de Gobierno nacional de retornar “por diez días hábiles” a las clases virtuales en colegios del Área Metropolitana bonaerense para disminuir los contagios de coronavirus y adelantó que “realizarán las presentaciones necesarias” para denunciar a los establecimientos que no “cumplan con la normativa”.

Es que dos colegios privados en La Plata, el Esseri y el Patris, habían anunciado continuar con la presencialidad pese a la prohibición, pero en las últimas horas dieron marcha atrás y anunciaron que acatarán la medida dispuesta por el decreto presidencial.

En declaraciones a radio Provincia, la dirigente sindical aseguró que “lo que se debe privilegiar es la salud, sobre todo en La Plata y la región, porque se vive una situación compleja” por el exponencial incremento de los casos de Covid-19.

Además, se refirió a los dos colegios platenses que habían amenazado con incumplir con la medida de suspender las clases presenciales por dos semanas al asegurar que “Sadop decidió realizar denuncias en el Ministerio de Educación, de Salud y dar intervención al Ministerio de Justicia y Seguridad porque se atenta contra la salud no solo de los docentes sino también de toda la comunidad educativa”.

Además, Vosilaitis criticó que desde esas instituciones “buscan poner un sesgo de violencia, que nada tiene que ver con el accionar de Sadop” mientras que le “piden a los trabajadores que violen la ley”.

“No hay una toma de conciencia real sobre cuáles son los riesgos que están sobre la mesa”, planteó y agregó que brindan “todo” su » respaldo a los compañeros de Capital Federal».

«Durante cuatro años supimos cómo es el manejo de esa línea de gobierno. Sabemos que creen que la gente cae en la educación pública (no la elige) y se pretendía una educación privada, donde solo algunos podían acceder», continuó.

Analizó que la macrista fue «una gestión que se llevó dos compañeros, Sandra y Rubén, por la desidia en la que dejaron a las instituciones educativas» y añadió que “eso es una réplica de cómo están dejando a la ciudad de Buenos Aires”.