Máxima tensión entre Ciudad y Nación por las clases

Tras el fallo judicial que avaló la presencialidad de las clases en la Ciudad de Buenos Aires, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, afirmó que pese al aumento récord de contagios y las restricciones dispuestas por la Nación las escuelas estarán abiertas este lunes, en una decisión que fue rechazada por el presidente Alberto Fernández al calificar el dictamen de «estrago jurídico» porque la cuestión es de competencia de la Justicia federal.

Fernández afirmó que el fallo de la Justicia porteña a favor del dictado de clases presenciales en la Ciudad genera «un estrago jurídico» porque toma medidas que son «del exclusivo resorte de la Justicia Federal».

«Lo que hicieron es un estrago jurídico. Están tomando medidas que son del exclusivo resorte de la Justicia Federal. No estamos dictando medidas de política educativa. Son medidas de política sanitaria en una pandemia. Por eso la Ciudad fue directo a la Corte Suprema de Justicia de la Nación», afirmó el Presidente en declaraciones a El Destape.

La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo de la Ciudad de Buenos Aires falló a favor de la presencialidad de las clases en el distrito, al pronunciarse sobre una presentación hecha por organizaciones de docentes contra el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del Gobierno nacional que establece la suspensión de la actividad por 15 días en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) para contener la segunda ola de coronavirus.

Tras el fallo, los gremios docentes porteños UTE, Ctera y Sadop anunciaron un paro de actividades para este lunes, al advertir que «la salud y la vida son prioridad» y que el cuidado de la sociedad está «dado por el respeto a las normas establecidas».

Con esta medida de fuerza, los sindicatos docentes exigen que la administración porteña «cumpla con los 15 días de medidas preventivas que desde el Gobierno nacional se decretaron en defensa de la vida».

En conferencia de prensa, Rodríguez Larreta anunció que «mañana (por este lunes) habrá clases presenciales» y llamó a ser «muy prudentes y llevar tranquilidad a las casas y las familias».

«Todas las decisiones que tomamos en la Ciudad son basadas en datos y evidencia, y en la opinión de expertos nacionales e internacionales en salud y educación, y siempre vamos a estar buscando atender el bienestar integral de las personas», afirmó el mandatario porteño.

Tras «refirmar su convicción respecto del diálogo y de coordinar esfuerzos con el Gobierno nacional», Rodríguez Larreta sostuvo que su administración siempre fue «clara en la necesidad de presencialidad en educación», a la que definió como la «base del desarrollo como sociedad, garantía de la libertad de elegir y fortalecer la democracia».

«Sabemos que la pandemia sigue circulando, pero no podemos quedarnos en esto de elegir entre educación y salud; el desafío es buscar el bienestar integral aprendiendo a convivir con esta situación», enfatizó.

Por su parte, el ministro de Justicia, Martín Soria, destacó la decisión del Presidente de «preservar la vida de miles de argentinos» y dejó claro que «no dictó políticas educativas» al criticar el fallo de la Justicia porteña al que calificó de «mamarracho jurídico» con una sola explicación, que es «política».

«El Presidente tomó una decisión de Estado para preservar la vida de miles de argentinos, no dictó políticas educativas. Utilizar políticamente al Poder Judicial es una especialidad del macrismo, pero esta vez han ido demasiado lejos», publicó el funcionario en su cuenta de Twitter.

Y agregó que «una medida sanitaria del Gobierno nacional pretende ser suspendida por la Justicia porteña, un fuero local, manifiestamente incompetente para resolver sobre cuestiones federales. Este mamarracho jurídico sólo tiene una explicación y es política. La fiscal, los jueces y el Gobierno de la Ciudad deberán hacerse responsables de las consecuencias sanitarias de esta medida», concluyó.