Más argumentos del gobierno bonaerense por suspensión de la presencialidad escolar

El Ministerio de Salud bonaerense aseguró que varios países «optaron por la suspensión transitoria de clases presenciales» con el propósito de disminuir los contagios de coronavirus.

Así, se destacó que «una medida de suspensión de la presencialidad que resultó en una ostensible disminución en la cantidad de casos se vivió este año en Reino Unido», donde en enero, con 59.653 nuevos casos por día, se cerraron las escuelas primarias y secundarias.

«Un mes más tarde, para el 22 de febrero, el registro de nuevos contagios diarios bajó a 11.187 promedio por día. Fue entonces que se anunció un regreso escalonado a clases», indicaron desde el área que conduce Daniel Gollan.

En un informe dado a conocer este martes por la cartera sanitaria, se señaló que desde inicio de clases presenciales se quintuplicaron casos de coronavirus en el AMBA.

Desde el Ministerio plantearon que otro artículo, publicado por la revista científica británica The Lancet en los primeros días de marzo pasado, sostiene que «la reapertura de las clases presenciales, sin la compañía de una robusta campaña de mitigación del coronavirus exitosa, puede llevar a una aceleración de la pandemia del coronavirus», que se traduciría en más contagios y decesos.

La investigación encabezada por la epidemióloga Deepti Gurdasani de la Queen Mary University of London y su equipo llegó a la conclusión de que los cierres de escuelas primarias y secundarias en el Reino Unido se asociaron con «reducciones sustanciales a lo largo del tiempo en el número de reproducción efectiva» de COVID-19.

En la publicación se indica que si bien es poco probable que el coronavirus cause una enfermedad grave en la infancia y adolescencia, «no sería prudente dejar que el virus circule en los niños, con el consiguiente riesgo para sus familias», debido a la «incertidumbre» sobre los efectos a largo plazo en la salud por la infección por SARS-CoV-2.

Así, desde el Ministerio explicaron que la suspensión de clases presenciales se llevó a cabo en Francia, donde se decretó el cierre total el 31 de marzo de 2021, con un promedio de 37.997 nuevos contagios por día; y en Portugal, donde se cerraron todos los colegios el 22 de enero de 2021 ante la propagación de la variante británica, con un promedio de 11.524 nuevos contagios por día.

Allí, el 5 de abril comenzó la reapertura de las escuelas, con 397 casos diarios en promedio.

A la vez, en Italia se suspendieron las clases presenciales el 2 de marzo, en las llamadas «regiones rojas», con 17.610 nuevos casos por día; y en Chile, se interrumpieron las clases el 15 de marzo, con un promedio de 5.100 nuevos contagios diarios.

Uruguay anunció el cierre total de la escolaridad el 25 de marzo, con los casos promediando los 1.806 nuevos contagios; y Paraguay suspendió las clases el 18 de marzo, con un promedio de 1.984 contagios nuevos.