«Hacen falta más restricciones»

La ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, destacó que «hacen falta más restricciones para bajar dramáticamente esta curva» de contagios de coronavirus debido a que «el sistema sanitario está en crisis y al borde del colapso».

«La postura de la Provincia es la misma que hace 15 días: estamos muy preocupados», planteó la funcionaria esta mañana en declaraciones formuladas a El Destape Radio.

En ese marco, sostuvo que «ayer el ministro Fernán Quirós hizo explícito que hay 1.000 camas ocupadas en CABA (el 82% en las públicas y 88% en las privadas)», añadió que esa situación también se registra en el conurbano bonaerense, donde hay 870 camas disponibles, pero expuso que «la situación es muy preocupante».

En ese marco, graficó que «Tigre estableció restricciones mucho más severas porque tiene las camas colapsadas» e insistió: «Son necesarias más restricciones».

A la vez, la funcionaria manifestó que «es necesario seguir martillando con el tema de las conductas», apuntó que «se han visto desbordes en cervercerías, reuniones sociales y fiestas clandestinas» y planteó: «No sé qué hace falta para que se comprenda la situación de gravedad en la que estamos».

«Con 20 mil casos promedio, en cualquier lugar del mundo estarían con cierre absoluto. El Gobierno nacional y el provincial están actuando delicadamente pero tiene que haber un comportamiento individual más responsable», insistió García.

La ministra aclaró que el gobernador Axel Kicillof mantendrá hoy una reunión con sus ministros y detalló que mañana tendrá un encuentro con intendentes por videoconferencia para analizar posibles nuevas medidas tendientes a reducir los contagios.

«Todavía no estamos planteando una fase 1 como la del año pasado. No sé si sería posible hacerlo. Mañana nos reuniremos con intendentes, tendremos que analizar cuáles son las actividades que más gente concentran», dijo al respecto.

García añadió que «a qué fase iremos, será producto del acuerdo al que lleguemos con el Gobierno nacional y la ciudad de Buenos Aires», y recalcó que ambas jurisdicciones «no pueden hacer cosas distintas» porque están «apenas» divididas geográficamente por el Riachuelo y la General Paz.

«Transitamos un año y medio junto; siempre hubo diferencias pero ahora son más profundas por la desobediencia del cumplimiento del DNU por parte de Larreta, algo traumático para la institucionalidad», analizó.

La funcionaria bonaerense aseveró que las medidas que se logren consensuar con la Ciudad Autónoma «deberán ser de estricto cumplimiento».