Reforzarán los controles en el AMBA

Autoridades nacionales y porteñas acordaron reforzar los controles en los accesos, el transporte y la circulación en la ciudad de Buenos Aires, ante el recrudecimiento de los contagios de coronavirus desde la llegada de la segunda ola de la pandemia, dijeron fuentes oficiales.

Las medidas fueron analizadas en conjunto durante una reunión entre la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic; y el secretario de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro.

Ambos funcionarios, con sus equipos de colaboradores, consensuaron medidas para el cumplimiento de las restricciones establecidas en el DNU emitido por del Gobierno nacional, mientras se esperan las nuevas disposiciones que podría implementar el Poder Ejecutivo en las próximas horas para hacer frente al crecimiento de casos de coronavirus.

“Se trabajó en un clima muy bueno, donde se evaluó lo que se había establecido en el último decreto hasta el momento y ver también que cosas se podían ajustar, mejorar, incrementar en pos de lo que vaya a decidir. Cada uno llevó sus mapas, propuestas e ideas y consensuamos en temas de controles y de seguridad”, señaló una fuente oficial.

Este viernes vence el decreto dictado por el gobierno nacional el pasado 9 de abril, que estableció una serie de restricciones en el AMBA por quince días, tales como la suspensión de las clases presenciales, la prohibición de circular entre las 20 y las 6 de cada día, y la realización de todo tipo de eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos.

Entre las medidas analizadas ahora, se acordó la intensificación de los controles de los permisos de circulación en el transporte público y privado de pasajeros; el movimiento en los horarios de restricción y reforzar la vigilancia en los ferrocarriles, en especial en las terminales Constitución y de Once, que son las más populosas en las horas pico, consignaron los voceros oficiales.

También se evaluó el cierre de algunos accesos y egresos a la Capital Federal.

Se acordó asimismo articular con las líneas telefónica 134 -a cargo del Ministerio de Seguridad nacional para recibir denuncias- y 911 –que funciona en todo el AMBA para informar sobre hechos ilícitos y para que las alertas se deriven inmediatamente a la ciudad.

El encuentro incluyó la cuestión de las manifestaciones callejeras en la ciudad, un punto en el cual se acordó poner «más énfasis para trata de evitar» congregaciones sin «recaudos sanitarios”.

En ese sentido, el secretario de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, destacó el trabajo de negociación y consenso que se lleva adelante con las organizaciones que se manifiestan en la calle, y subrayó que “por cada concentración que se ve en la ciudad hay otras cinco que por medio de la persuasión y de la negociación previamente se evitaron”

Por su parte, el secretario de Articulación Federal, Gabriel Fuks, sostuvo que “el problema de los controles no debe ser enfocado como un problema de securitización de la vida ciudadana”, ya que “tienen que ver, no con las personas sino, en todo caso, con la circulación del virus”.

El encuentro de los responsables de seguridad de Nación y del gobierno porteño se enmarca en una línea de llevar consensos para la adopción de medidas que generen conciencia en la población y sean efectivas a la hora de cumplir las restricciones impuestas para combatir los contagios en esta etapa de la pandemia, indicaron las fuentes.

En esa línea, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se reunió un día antes con sus pares bonaerense, Carlos Bianco y de la CABA, Felipe Miguel, con quienes coincidió sobre la situación «difícil» del sistema sanitario y sobre la necesidad de «fiscalizar» el cumplimiento de las medidas ya adoptadas a la espera de la información de casos y de ocupación de camas de las próximas jornadas.

Incluso, funcionarios del Gobierno porteño no descartaron tomar medidas restrictivas si no disminuyen los casos de coronavirus, en tanto que Santilli, advirtió que, «si los casos suben», se tomarán «medidas más restrictivas».

A su vez, fuentes de la Casa Rosada destacaron que «siempre fue voluntad del presidente Alberto Fernández dialogar y consensuar, lo dijo desde el primer día», y que “consensuar implica que, como ocurría el año pasado, las medidas anunciadas se las respete y se las haga cumplir».