Obras sociales y economía, eje del diálogo Gobierno-CGT

El presidente Alberto Fernández y los miembros del Consejo Directivo de la CGT analizaron durante un almuerzo en Olivos la situación económica, social y sanitaria del país y la realidad de las obras sociales sindicales, informaron fuentes oficiales y de la central sindical.

Durante el encuentro, el jefe de Estado, quien estuvo acompañado por varios de sus funcionarios, anunció que ya decidió quién será el reemplazante del recientemente fallecido Eugenio Zanarini en la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), aunque no reveló su nombre, consignaron desde Gobierno.

Se trata, deslizaron las mismas fuentes, de una persona de confianza del Presidente y con conocimiento técnico del área porque «ya viene trabajando en el tema».

En relación a la pandemia, los dirigentes sindicales explicaron el trabajo que realizan sus gremios frente a la segunda ola de coronavirus, mientras la ministra de Salud, Carla Vizzotti, expuso en detalle las gestiones para la compra y llegada de vacunas, informó la CGT en un comunicado.

En el encuentro con el Presidente participaron los gremialistas Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio), que encabezan el consejo directivo, junto a Gerardo Martínez (Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Antonio Caló (UOM), Andrés Rodríguez (UPCN), Armando Cavalieri (Comercio), Sergio Romero (UDA), Roberto Fernández (UTA) y Jorge Sola (Seguro).

Por el Ejecutivo estuvieron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; los ministros de Salud y Trabajo, Vizzotti y Claudio Moroni; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; la asesora presidencial Cecilia Nicolini, y la subsecretaria de Políticas de Inclusión Laboral en el Mundo del Trabajo, Paulina Ares.

Al finalizar la reunión, la CGT difundió un documento oficial con la firma del consejo directivo en el que informó que en el almuerzo «se abordaron temas que preocupan al movimiento obrero en el actual contexto y crisis provocada por la pandemia de coronavirus», y consignó que otro de los temas de conversación fue «la actualidad de las actividades estratégicas en las áreas de la salud, la educación y el transporte».

La CGT aseguró, también, que una de las cuestiones más relevantes abordadas en Olivos fue «la atención de la salud de los trabajadores a través de las obras sociales sindicales», y en ese punto se planteó que «el Presidente tomó nota respecto de la situación planteada por las erogaciones de las prestaciones por discapacidad y por la libre elección de obra social».

Según la CGT, esa problemática fue expuesta durante el almuerzo por el titular del gremio de Obras Sanitarias y secretario de Acción Social, José Luis Lingeri.

«El Presidente agradeció el trabajo que cumplen las organizaciones sindicales y su acompañamiento al esfuerzo que realiza el Estado en la crisis sanitaria», subrayó la central obrera en otro párrafo del documento, en el que además se detalló que la representación gremial resaltó «el enorme paso dado con la sanción que modificó el impuesto a las Ganancias, que permitirá a más de 1.200.000 trabajadores aumentar el poder adquisitivo».

La CGT, que colideran Daer y Acuña, también afirmó que durante la charla con Fernández se ratificó el objetivo de alcanzar paritarias salariales superiores a la inflación anual, para lo cual se concertó «un fuerte compromiso para trabajar sobre la escalada de precios, en especial respecto de los artículos de consumo primario, con el objetivo de que no sean licuados los aumentos salariales que se obtengan en las negociaciones colectivas».

Al término de la reunión y en diálogo con la prensa, el metalúrgico Caló calificó la charla con el Presidente como «positiva», respaldó las medidas económicas oficiales y subrayó que la CGT «continuará defendiendo la economía, como lo hace el ministro Martín Guzmán».

En declaraciones al canal C5N, el dirigente de la UOM remarcó que a la central obrera «siempre le preocupa el proceso inflacionario del país».

Caló, además, dijo que la CGT «está conforme con el pago escalonado del nuevo valor del salario mínimo, vital y móvil», actualmente en 21.600 pesos, «y por eso lo firmó».