Mar del Plata asolada por las fiestas y las reuniones

Luego del desmadre que en verano generaron las fiestas clandestinas, en las últimas semanas disminuyó notablemente la organización de ese tipo de eventos pero aumentó la cantidad de reuniones sociales o familiares en domicilios, prohibidas actualmente al ser consideradas el principal foco de contagio.

El régimen provincial de multas por infringir las restricciones al que adhirió el municipio y que contempla sanciones económicas de hasta 4,3 millones de pesos está centrado principalmente en las fiestas clandestinas.

En los últimos meses se desactivaron alrededor de 700 fiestas y reuniones en Mar del Plata. Pero hoy, “fiestas clandestinas prácticamente no está habiendo, aunque sí muchas reuniones familiares o de amigos que se desmadran”, indicó el secretario de Seguridad municipal, Horacio García.

En verano llegó a haber hasta 20 fiestas por día. Hoy, se desactivan unas 20 por fin de semana, en su mayoría reuniones de amigos.

La diferencia es clave: si bien el personal interviene en estas reuniones, que muchas veces se notifican a través de la línea de Whatsapp dispuesta para denunciar fiestas clandestinas (2234368599), estas no exhiben la logística de las fiestas que se repetían en verano, con venta de entradas y hasta sistemas de luces y sonido, sino que son “reuniones de gente joven que se junta y a veces se van de las manos”.

Para los distritos en Fase 3 no están permitidas las reuniones sociales. Infectólogos advierten no sólo que son el principal foco de contagio de Covid-19, sino que la mayoría de los pacientes infectados admite haber asistido a una fiesta o reunión de ese tipo.

“Trabajamos con Inspección General para avanzar en que quede claro que los vamos a infraccionar en todos los casos”, afirmó el secretario de Seguridad, aunque luego aclaró que las multas se centran fundamentalmente en las fiestas clandestinas, mientras que en las reuniones se busca desactivarlas por la vía diplomática, apelando al diálogo y el entendimiento sin llegar a sanciones económicas.

“En todos los casos hay buena disposición por parte de las personas que están reunidas. Muchos desconocen que las reuniones están vedadas en la Fase 3”, agregó el funcionario y aclaró que en eventos “con otro nivel de organización” se convoca a la policía y se labran actuaciones por infracción al artículo 205 del Código Penal y “eso queda judicializado y sujeto a las multas que disponga el juez de faltas”.