A siete meses de la muerte de Maradona, indagan a la psiquiatra Cosachov

La psiquiatra Agustina Cosachov, una de las principales imputadas en la causa que investiga las circunstancias de la muerte de Diego Armando Maradona, será indagada este viernes por los fiscales, al cumplirse siete meses de la muerte del astro futbolístico, informaron fuentes judiciales.

La médica será la sexta procesada en el expediente y fue citada para las 12:00 horas en la Fiscalía General de San Isidro, en la calle Acassuso 476 de ese distrito del norte del conurbano, adonde llegará acompañado por su abogado, Vadim Mischanchuk.

El defensor anticipó que presentará un escrito “con un descargo” pero que, al margen de ello, “hará algunas aclaraciones y también va a contestar preguntas”.

Para los fiscales, Cosachov era la encargada de prescribir la medicación psiquiátrica que tomaba el por entonces DT de Gimnasia y que, según la junta médica, no era aconsejable para pacientes cardíacos, y fue una de las que firmó la externación de la Clínica Olivos para llevarlo a la supuesta internación domiciliaria en la casa del country de Tigre donde falleció el 25 de noviembre pasado.

Al igual que el resto de los imputados, Cosachov será indagada por «homicidio simple con dolo eventual», un delito que prevé una pena de entre 8 y 25 años de cárcel, y que podría haber llevado a los fiscales a pedir sus detenciones, algo que no sucedió porque se conformaron con que se les prohíba su salida del país.

El equipo creado y coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, e integrado por sus adjuntos, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra, eligió esa figura penal tras seis meses de investigación, en los que concluyó que los médicos de Maradona no solo fueron deficientes, sino que se representaron la posibilidad de que el «10» podía morirse y no hicieron nada para evitarlo.

Sin embargo, en el caso de Cosachov, también se le atribuye un segundo delito por el que será indagada –«falsedad ideológica», que prevé una pena de 1 a 6 años de cárcel-, ya que la acusan de haber confeccionado en octubre de 2020 un certificado de aptitud mental de Maradona sin ir a visitarlo.

Al imputarla por la muerte del «10», los fiscales escribieron en su llamado a indagatoria que, «teniendo pleno conocimiento de la patología cardíaca» de Maradona, la psiquiatra «no adoptó los recaudos adecuados» que «el cuadro del paciente exigía» y le atribuyen «no imponer límites al doliente».

«No aseguró la correcta administración de la medicación y psicotrópicos que había indicado a Diego Armando Maradona, desentendiéndose de los efectos adversos y eludiendo los controles y/o estudios apropiados a los fines de su evolución», agregaron.

«Evitó la asistencia correspondiente mediante el apartamiento expreso de los acompañantes terapéuticos, a la vez que obstaculizó la concurrencia al domicilio de un médico clínico y un nutricionista», señalan.

Para los fiscales, se apartó «del lugar donde se encontraba llevando a cabo la internación domiciliaria, sin adoptar un plan de contingencia y seguimiento adecuados al caso».

«La imputada, teniendo la posibilidad real de evitar la situación de peligro objetivo que creaba su comportamiento, ante el resultado que se presentaba como previsible y evitable, permaneciendo indiferente frente a las graves falencias apuntadas que no tendió a revertir, asumió desaprensivamente los riesgos que corría la salud de Maradona, y las consecuencias que ello podía generar», indican.

Además, señalan que aquel 25 de noviembre, cuando ella fue de visita y notaron que Maradona no reaccionaba, «omitió también encargarse personalmente de la reanimación del paciente».