Pymes bonaerenses solicitan apoyo y reconocimiento

El presidente de la Federación Económica de la Provincia de Buenos Aires (Feba), Camilo Alberto Kahale, afirmó que se esperan “señales y medidas concretas que acompañen y consoliden los signos de recuperación del sector pyme, que desde antes de la pandemia viene muy castigado y la crisis sanitaria lo agravó”, en el marco del Día Internacional de las Pymes que se celebra este domingo 27 de junio.

A través de un comunicado, Kahale sostuvo que “las pequeñas y medianas empresas están pasando por un momento muy complejo, son las más castigadas por las consecuencias económicas de la coyuntura actual, y están poniendo a prueba una vez más su capacidad de resiliencia y adaptación en medio de un futuro de incertidumbre”.

Asimismo, indicó que en la Argentina, entre 2020 y lo que va de 2021, cerraron unas 40.000 empresas de distintos sectores (industria, comercio, turismo, cultura, etc.), según relevamientos de CAME y FEBA; y en la actualidad entre 20.000 y 40.000 pymes se encuentran en una situación de riesgo, lo cual afecta directamente los empleos de entre 600.000 y un millón de trabajadores del sector.

En este marco, señaló como principal problemática que “el financiamiento, en vez de convertirse en una herramienta para apuntalar la recuperación de las pymes ante un leve incremento de la actividad, sigue en caída”.

“La presión fiscal e impositiva continúa más vigente que nunca, sin contemplación por los meses en los cuales las pymes tuvieron que permanecer cerradas y no registraron ingresos. Por eso se exige una reforma tributaria que realmente tenga en cuenta la realidad de estas empresas”, remarcó Kahale.

En ese sentido, puntualizó que es clave actualizar una Ley Pyme que incluya la reducción de cargas patronales a través de la actualización del Mínimo no Imponible (MNI); baja de IVA a servicios (10,5%); beneficios para las que cuenten con certificaciones de Triple Impacto (social, económico y ambiental); instrumentos financieros ágiles y a tasas razonables (amortización de capital), y reactivación de la moratoria para obligaciones vencidas, entre otras medidas.

A su vez, destacó que el sector del comercio “se ve afectado por el descomunal crecimiento de la actividad informal durante la pandemia y a los tradicionales focos físicos de venta ilegal (conocidos como Saladitas) se sumó la proliferación de canales de venta electrónica y showrooms que no cuentan con ningún tipo de habilitación”.

En tanto, explicó que el sector turístico vive la peor crisis de su historia, y reactivarlo es fundamental para evitar pérdidas irreparables en muchas economías regionales que dependen del turismo para el desarrollo de la comunidad.