Fuerte aumento en la compraventa de tierras rurales

El mercado de compraventa de tierras rurales repuntó en mayo pasado y las operaciones registradas alcanzaron el nivel más elevado de los últimos ocho meses, informó la Cámara de Inmobiliarias Rurales (CAIR).

La tendencia fue registrada por el Indice de actividad del mercado inmobiliario rural (InCAIR), una medición mensual de la cámara que refleja las transacciones de tierras productivas en todo el país.

El nivel observado durante mayo representó un salto de 18,1% comparado con abril, lo cual implicó “una mejora respecto de los meses anteriores del año, con tendencia oscilante, y vuelve a niveles similares ·al trimestre julio-agosto-septiembre de 2020”.

“Esta mejora, vinculada con la mayor demanda de alquileres rurales del corriente año, tiene también una fuerte relación con la firmeza en el valor de los commodities”, señaló el relevamiento de CAIR.

En una comparación de más largo plazo, la fuerte demanda de tierras rurales sólo se ve superada por los niveles alcanzados en cuatro oportunidades durante los últimos cinco años.

Si bien el InCAIR no refleja precios, sino solamente la actividad de mercado, los recientes incrementos en las cotizaciones de los granos y la carne vacuna se habrían trasladado al valor de los campos.

“Pareciera que el mercado está encontrando un nivel estable de precios de la tierra, que repercute en una mayor decisión por parte de los inversores en pasar a la acción”, evaluó la Cámara de Inmobiliarias Rurales, que agrupa a más de 200 operadoras del sector.

Una de esas intermediarias, la cordobesa García Astrada precisó que la hectárea de las mejores propiedades con aptitud agrícola en la provincia (departamento de Marcos Juárez) cotiza este mes de junio entre US$ 11.000 y US$ 15.000 la hectárea.

Más al sur, en el departamento Roque Sáenz Peña, los valores bajan a US$ 6.000-US$ 11.500 la hectárea.

Para campos con aptitud ganadera en la zona central de Córdoba, en tanto, los precios van de US$ 2.000 a US$ 2.500 la hectárea, pero bajan considerablemente hacia el norte y el oeste provincial.

La CAIR proyectó que “en la medida que no surjan nuevas restricciones comerciales y/o señales desalentadoras, es de esperar que el primer semestre del año termine en rangos de actividad similares a los actuales”.