Arzobispo llamó a empresarios a tener «pasión» para dar trabajo

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, exhortó a los empresarios argentinos a pensar en la «función social» de su tarea y remarcó la importancia de «tener una ganancia un poquito menor pero dar más trabajo», ya que el desempleo «arruina familias y destruye hogares».

Así lo afirmó al disertar en la segunda jornada del XXIV Encuentro Anual de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (Acde) que se desarrolla en forma virtual, bajo el lema «Hacia un capitalismo más humano».

La apertura del encuentro estuvo a cargo del papa Francisco, quien pidió a los hombres de negocios «invertir en el bien común», «no esconder la plata en paraísos fiscales» y elegir «el camino de la economía social».

En su mensaje, el arzobispo platense dijo que «hablar de la espiritualidad relacionada con la tarea del dinero tiene que ver con analizar si la ganancia es el único móvil del empresario, caso en el cual estamos en problemas», y convocó a «pensar en el sentido de la vida como empresario» y su «función social».

En ese marco, el arzobispo añadió que «la del empresario es una noble vocación» vinculada a «dar trabajo» al hacer propias las palabras del pontífice argentino.

Fernández agregó que el sentido de la vida como empresario «no significa negar el lugar de ganancia, ya que es el derecho del empresario y un móvil legítimo» y consideró que «sin este móvil difícilmente puedan existir empresas exitosas».

Pero recordó que «cuando el Papa dice que la del empresario es una noble vocación los invita a ir más allá» y completó con que Francisco convoca a tener «ganas de mejorar el mundo».

«El Papa avanza un poco más y habla del empresario como dador de trabajo, que crea fuentes de trabajo», continuó Fernández, añadió que «no puede negar la función social» de los empresarios y dijo que se puede tener «una ganancia un poquito menor pero dar más trabajo».

«La falta de trabajo arruina familias, destruye hogares, logra que niños crezcan con poca dignidad, son vidas fracasadas» por lo tanto «tiene que estar en el empresario cristiano la pasión por dar trabajo», insistió el arzobispo de La Plata.

El evento, que concluye este jueves, cuenta con la participación de referentes del mundo empresarial y la política argentina, y en el encuentro se conmemora además el centenario del nacimiento del empresario argentino en proceso de beatificación, Enrique Shaw.