La recaudación impositiva de junio creció 69%

La recaudación tributaria de junio ascendió a $ 922.853 millones, con un crecimiento interanual del 69%, por encima del incremento registrado por la inflación en el mismo período, informó el Ministerio de Economía.

En el primer semestre, la recaudación acumulada ascendió a 4 billones 856.528 millones de pesos, un nivel similar a la etapa de prepandemia, a pesar de la prórroga de ciertos vencimientos y de la desaceleración de los recursos en los últimos meses producto de las medidas de contención llevadas a cabo tras la irrupción de la segunda ola de Covid.

Desde el Palacio de Hacienda subrayaron que la mejora de junio fue motorizada por los tributos que responden a la actividad económica (+ 81,2% interanual), el impuesto a los Combustibles (+120,6% i.a.), el IVA (+85,0% i.a), impuestos Internos (+31,5% i.a.) y el Impuesto a los Créditos y Débitos (+73,6% i.a.), a pesar de que este último continúa afectado por la exención al sector Salud.

En ese marco, los impuestos relacionados al comercio internacional registraron los mayores incrementos, producto de los mayores precios de los productos agrícolas, y el aumento del tipo de cambio.

Así el IVA que cobra la Aduana aumentó 121% para sumar $109.030 millones; a partir de que los Derechos de Exportación crecieron 138%, con ingresos por $86.236 millones y mientras que las tasas por importaciones se incrementaron 114%, con 31.951 millones.

El crecimiento del 69% que registró la recaudación en junio se explicó fundamentalmente en que tuvo una «baja base de comparación en 2020», cuando lo ingresos sumaron $545.963 millones, y por la recuperación de la actividad respecto a la existente en medio de las medidas de aislamiento dispuestas durante la primera ola de coronavirus, destacó el Ministerio de Economía.

Un componente que sí se sumó en esta oportunidad que no existía doce meses atrás fueron los ingresos no tributarios por facilidades de pago asociadas al Aporte Solidario y Extraordinario, que sumaron $24.771 millones.

Así, la recaudación acumulada en el primer semestre del año ascendió a cuatro billones, $856.528 millones, una cifra que se encuentra en niveles prepandemia.

En lo que respecta a la evolución del Impuesto a las Ganancias DGI, el informe dio cuenta un incrementó de 42,7% interanual, al sumar $ 203.000 millones.

Por su parte, el IVA –DGI, relacionado con con el consumo interno, marcó ingresos por $155.700 millones, con una suba del 64 % interanual.

Bienes personales creció 68% para alcanzar los $ 42.000 millones, la percepción a los Débitos y Créditos bancarios 73% al sumar casi $ 58.800 millones, este último continúa afectado por la exención al sector Salud.

Además, el Impuesto PAIS, a la compra de dólares, reportó ingresos por $ 6.800 millones, con un caída interanual del 51%.

En cuanto a los gravámenes vinculados al mundo laboral, los Aportes subieron 54%, con $ 69.300 millones, las Contribuciones Patronales avanzaron 53%, con $ 99.900 millones; mientras que el ítem “Otros Ingresos de Seguridad Social” retrocedió 15%, al marcar ingresos por $4.740 millones.

Desde el Palacio de Hacienda afirmaron que en junio, «más allá de las medidas de aislamiento que se tomaron en el marco de la pandemia, se observa un mejor desempeño de los recursos asociados a la actividad económica respecto al mes anterior».

«Así, tanto las medidas para la asistencia y recuperación del empleo que despliega el Estado Nacional como el avance de la vacunación permiten ser optimistas sobre la recuperación de la actividad y su consecuente impacto positivo en los ingresos del Estado», subrayó el Ministerio de Economía.