Copa Libertadores: Boca y un empate con polémica; igualó Racing en Brasil

Boca 0-Mineiro 0

Boca Juniors no pudo con Atlético Mineiro en la Bombonera, donde empató sin goles el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, y ahora el pasaje a cuartos se dirimirá el próximo martes en Belo Horizonte.

El encuentro se caracterizó por su chatura de punta a punta, y solamente los destellos de calidad del hoy capitán del conjunto brasileño, Ignacio Fernández, que por su condición de exriverplatense jugó un partido especial en la cancha de Boca, iluminó esporádicamente la noche.

Porque en el tramo inicial del primer tiempo los visitantes fueron quienes tuvieron la iniciativa manejando la pelota con pulcritud y agilidad en el medio y manifiesta peligrosidad cada vez que en tres cuartos de cancha se encontraban «Nacho» Fernández con el portentoso Hulk.

El ex Racing Club Matías Zaracho era el que marcaba el equilibrio en el medio campo de los de Belo Horizonte, a los que les faltaba la puntada final para plasmar en el arco local esa superioridad inicial.

Pero conforme fueron pasando los minutos la prodigalidad de este renovado Boca, que perdió jerarquía pero ganó en entusiasmo con la vuelta de Marcelo Weingandt y las presentaciones de los ex-Huracán, Norberto Briasco y Esteban Rolón (reemplazó al promisorio Alan Varela), fue emparejando el desarrollo.

Y de hecho ya superada la media hora esa paridad en las acciones se tradujo en una acción de riesgo que terminó en un gol de Boca convertido de cabeza por el reaparecido volante Diego González tras un rebote aéreo en el área chica brasileña.

Pero los jugadores visitantes pusieron el grito en el cielo ante el árbitro colombiano Andrés Rojas encabezados por su capitán Fernández, secundado por su compatriota Zaracho (fue amonestado), y finalmente lo convencieron de recurrir al VAR, que les terminó dando la derecha y anulando la conquista.

A partir de allí, durante el puñadito de minutos que quedaban para finalizar el primer tiempo y a lo largo de todo el segundo, Boca se mostró más activo que su rival en pos de un tanto que le permitiera viajar con mejores perspectivas a Brasil la semana que viene.

De hecho el arquero Éverson le desvió inmediatamente después del gol anulado una palomita al propio González tras un centro de Sebastián Villa, y ya en la segunda etapa, cuando creció el accionar de Cristian Pavón, Boca fue más incisivo y mostró que Mineiro es un equipo vulnerable cuando es atacado, sobre todo por los costados.

De lo que sí adoleció el conjunto dirigido por Miguel Russo, que encontró solvencia defensiva con Marcos Rojo conformando dupla central con Carlos Izquierdoz, algo que también ocurría cuando Lisandro López era titular en la posición del ex Manchester United, fue de esa cuota de juego que le suele otorgar el ausente Edwin Cardona, que estaría llegando el jueves desde Colombia aunque tampoco jugará la revancha.

Por todo eso fue que el cero final por ambos lados no le supo mal a ninguno de los dos, ya que si bien los dirigido por Cuca celebraron el punto que se llevaron como visitantes, los «xeneizes» se quedaron con lo hecho a los largo de los 90 minutos después de la prolongada inactividad por la Copa América, ante un rival que está en plena competencia en el Brasileirao.

El próximo paso de Boca tendrá lugar dentro de 72 horas, el próximo viernes ante Unión por la Liga Profesional que estará celebrando su primera fecha, pero pensando obviamente en la perentoria revancha del martes en Belo Horizonte, donde se jugará la parte fundamental de este último semestre del año.

San Pablo 1-Racing 1

Racing Club empató este martes 1-1 con San Pablo en un encuentro disputado en condición de visitante en el estadio Morumbí, válido por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores.

La apertura del marcador fue para el conjunto local a los 35 minutos con un gol del delantero brasileño Vitor Bueno tras un error del arquero Gabriel Arias, mientras que para La «Academia» igualó Enzo Copetti a los 46 minutos, ambos durante la primera etapa.

Racing salió a jugarle de igual a igual al San Pablo en el mítico estadio Morumbí con una línea de cinco defensores -Mauricio Martínez se sumó como central- y con las subidas de Juan Cáceres y Eugenio Mena por sus respectivos laterales.

La «Academia» se hizo fuerte en el mediocampo, presionó al conjunto paulista en las salidas de su propio arco desde el comienzo del partido y lo obligó a equivocarse en varias oportunidades.

Con el correr de los minutos, el equipo de Juan Antonio Pizzi bajó la intensidad, aunque siguió como claro protagonista con una buena labor de Aníbal Moreno y el despliegue constante de Leonel Miranda en el mediocampo.

A los 18 minutos los de Avellaneda tuvieron la primera aproximación clara en el arco rival con un remate potente desde afuera del área que pasó apenas desviado por encima del travesaño.

El conjunto local, por su parte, esperó a su rival en su propio campo y buscó salir rápidamente de contraataque aunque sin demasiada profundidad, con poca gente y sin claridad.

Los dirigidos por el técnico argentino Hernán Crespo tuvieron su primera chance clara a los 20 minutos con un disparo desde afuera del área de Igor Vinicius que obligó a exigirse al arquero Gabriel Arias con una volada sobre el palo inferior derecho.

La apertura del marcador fue para el local a los 35 minutos tras un grosero error del arquero Gabriel Arias que no pudo retener un centro desde la izquierda de Welington y le dejó la pelota servida al recientemente ingresado Vitor Bueno.

Dos minutos después, Arias se repuso de su falencia en el gol de San Pablo y salvó a su equipo con una atajada espectacular en un mano a mano ante Bueno estirando el brazo izquierdo.

El gol en contra desordenó al equipo «albiceleste», le quitó la confianza que había mostrado hasta ese momento y dejó crecer a su rival con una seguidilla de contras en las que estuvo cerca de aumentar la diferencia.

Sin embargo, a segundos de la finalización de la primera parte, el delantero Enzo Copetti sacó un remate desde afuera del área (el primero en esta Copa Libertadores) que se metió en el palo inferior derecho del arquero Tiago Volpi para ir al descanso con una igualdad.

El segundo tiempo volvió a mostrar a La «Academia» más sólida que su rival, nuevamente con orden táctico, las subidas de ambos laterales y la presión constante en campo visitante.

El equipo del argentino Crespo, salvo durante diez minutos de lucidez en la primera etapa, no pudo hacerse fuerte en el mediocampo y no logró manejar la pelota ni hacerse dueño del partido durante la etapa final, aunque el ingreso del ex-Independiente, Martín Benitez le dio mayor verticalidad.

En los últimos minutos del encuentro tanto Racing, que contó con el debut de Javier Correa, como San Pablo tuvieron una chance para quedarse con el triunfo, pero no lograron la eficacia necesaria.

La revancha se jugará el próximo martes desde las 21.30 en el estadio Juan Domingo Perón, de Avellaneda.

El ganador de esta llave se medirá con el vencedor del cruce entre la Universidad Católica, de Chile y el vigente campeón de la Libertadores, Palmeiras, de Brasil.