Los jubilados tendrán un bono de 5 mil pesos

El presidente Alberto Fernández aseguró que al Gobierno nacional le «preocupa mucho la situación de los jubilados» y no quiere que sean «la variable de ajuste» ante el incremento de precios, al anunciar el pago en agosto de un bono de 5.000 pesos para los trabajadores retirados.

Al encabezar un acto en el Club Social y Deportivo Ituzaingó de la localidad de Temperley, en el partido bonaerense de Lomas de Zamora, Fernández comunicó que el Gobierno reconocerá además a las mujeres «el aporte de un año por cada hijo para acceder más rápidamente a la jubilación».

Con el bono, quienes perciben una jubilación mínima en agosto cobrarán 28.065 pesos, mientras que quienes tengan ingresos de dos haberes mínimos percibirán 51.130 pesos.

La medida beneficiará a más de 6 millones de personas

De este modo, las personas que cobran el haber mínimo tendrán en agosto un ingreso 47% superior al que tenían en diciembre de 2020.

De acuerdo a los datos de la ANSeS, el nuevo refuerzo a los ingresos alcanzará al 83% de las y los jubilados y las y los pensionados.

Este bono se suma a los otorgados en diciembre de 2019 y enero de 2020, también de 5.000 pesos, para quienes cobraban el haber mínimo; en abril de 2020, de 3.000 pesos para los haberes más bajos, y en abril y mayo pasados, de 1.500 pesos para quienes percibían hasta 1,5 jubilación mínima.

«Ustedes están acá porque somos el Frente de Todos, el Gobierno de todos, y todos hacemos falta en la gestión de levantar la Argentina y nadie sobra», dijo Fernández.

El jefe del Estado destacó precisamente que en ese lugar, hace dos años y en la campaña presidencial, prometió que «en la Argentina los jubilados no iban a pagar más por sus medicamentos» porque la clase pasiva debía optar en aquel momento entre «pagar la luz o comprar remedios».

Unos 3,5 millones de jubilados tienen medicamentos gratis y en promedio un afiliado del Programa de Atención Médica Integral (PAMI) ahorra el 18% de una jubilación mínima por esa medida.

«No queremos que la inflación perversa que hemos heredado nos carcoma los haberes jubilados», indicó el mandatario, y ejemplificó con la aprobación de la ley de Zonas Frías «con una rebaja en la tarifa de gas del 50%», además de garantizar que «la tarifa no subiera» y que «dejarán de pagar el Impuesto a las Ganancias muchos jubilados y trabajadores».

Fernández aseguró que su voluntad es que los jubilados «vivan dignamente» y agregó que no se arrepentía de «haber elegido la gente» por sobre la economía ante el desafío que presentó la pandemia de coronavirus.