Buen empate de Rosario Central y caída de Independiente por la Copa Sudamericana

Deprtes Táchira 2-Rosario Central 2

Rosario Central sufrió en el cuarto minuto de descuento el empate 2-2 de Deportivo Táchira, en un emotivo encuentro jugado este jueves en el Estadio Pueblo Nuevo de la ciudad venezolana de San Cristóbal, por la ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana.

Luciano Ferreyra y el ingresado Alan Marinelli pusieron en ventaja a Central, uno en cada etapa, y José Luis Granados y el también suplente Douglar Angarita empataron para Táchira en el complemento.

Deportivo Táchira cortó así una racha de ocho victorias consecutivas como local -cinco por el torneo y tres por la Copa Libertadores-, pero logró un empate impensado, casi con un hombre menos.

Y Central, que estuvo dos veces en ventaja, se fue con el sabor agridulce del empate en dos goles, con lo que significan los tantos de visitante, en una noche en la que podría haberse quedado con todo, pensando en la revancha del próximo jueves en Rosario, pero pagó por sus fallas defensivas.

Santos 1-Independiente 0

Independiente perdió ante el oportunismo de Santos, en Brasil, por 1 a 0, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana, pero sobre el final estuvo cerca del empate y dejó abierto el camino para cerrar en Avellaneda el pase a cuartos cuando jueguen la revancha el próximo jueves..

La conquista de Kaio Jorge, a los 24 minutos del segundo tiempo, brindó el triunfo local, aunque el visitante, con merecimientos, estuvo cerca de igualarlo.

Una vez más se enfrentaron dos equipos siempre protagonistas de la Copa Libertadores, esta vez haciéndolo por la Sudamericana, y por supuesto en una situación actual muy distinta de los dos respecto de aquella época brillante de la década del 60.

Con esa nostalgia de lo que era por aquellos años la Copa de Campeones de América, la que durante varias ediciones ambos se la disputaron y la ganaron, este jueves se vieron las caras en Vila Belmiro.

Justamente, en esta ocasión, se enfrentaron por la ida de los octavos de final de la competencia continental menor de la Conmebol, pero otro 15 de julio, el de 1964, resultó el envión para la mística copera de los ‘rojos’.

En esa noche de Río de Janeiro, los de Avellaneda perdían 2-0 en el primer tiempo por la ida de las semifinales, cuando apareció ese temple supremo para sumar a su atildado juego y con mucho de magia torció la historia.

Los notables Mario Rodríguez, Raúl Bernao y el llavallolense Luis Suárez marcaron el 3-2 final que abrió el camino para llegar a la final y ganar la Copa un equipo argentino por primera vez al imponerse a Nacional, de Montevideo.