El FMI confirmó que negocia con Argentina «a diez años»

El FMI negocia con la Argentina un Programa de Facilidades Extendidas a 10 años de plazo, oficializó el vocero del organismo multilateral, Gerry Rice, en el marco de una deuda que supera los US$ 45.000 millones.

Explicó que ese tipo de acuerdos, a diferencia del «stand by», son a plazos más largos, aunque con condiciones más estrictas en materia de reformas estructurales de la economía exigidas.

Rice dijo que fueron «muy productivas» las reuniones mantenidas el fin de semana en Italia con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

El portavoz del Fondo Monetario señaló que avanzan las negociaciones para un nuevo programa de asistencia y reestructuración de la deuda.

En su habitual rueda de prensa de los jueves, en la que la primera pregunta suele ser sobre la negociación con la Argentina, Rice dijo que las reuniones entre Guzmán y la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, fueron «muy productivas».}

Esas negociaciones se mantuvieron en paralelo al encuentro del G20 realizado en Venecia.

«Las conversaciones fueron muy productivas: nuestra meta es ahondar en el trabajo necesario para desarrollar el programa de ayuda apoyado por el Fondo», explicó Rice.

A pesar de mencionar los avances, el portavoz del Fondo evitó estimar una fecha concreta para el cierre del acuerdo.

Explicó que el organismo multilateral y el Gobierno argentino están ideando políticas para reforzar la recuperación y la estabilización económica del país y la generación de empleo.

«Se ha realizado progreso en tres ámbitos: identificar opciones para desarrollar un programa de capitales internos, movilizar ingresos fiscales y reforzar la resiliencia externa de Argentina», indicó.

Desde el año pasado el país negocia con el FMI la refinanciación de su deuda por préstamos originales por unos 44.000 millones de dólares, que fueron desembolsados en el marco del auxilio financiero por un total de 56.300 millones firmado en 2018 por el gobierno de Mauricio Macri.

El gobierno de Alberto Fernández rechazó recibir el resto de los fondos y en cambio aplicó una fuerte restricción de capitales.

Las deudas a refinanciar ascendían a mayo pasado a 46.105 millones de dólares, según los últimos datos de la Secretaría de Finanzas.

Rice señaló que las negociaciones con la Argentina se centran en un programa a 10 años de plazo y con condicionalidades referidas a reformas estructurales.

Aclaró que el objetivo de Guzmán de acceder a más recursos a través de un fondo de DEG (también bajar las sobretasas), se trata de un tema «aparte».

El portavoz del organismo multilateral ratificó los conceptos expresados días atrás tanto por la directora gerente, Kristalina Georgieva, como por los integrantes de la misión para la Argentina, Julie Kozack y Luis Cubeddu, así como el propio Guzmán, en el sentido de lo «muy productivas» que fueron las conversaciones mantenidas en Venecia.

En cuanto a la posibilidad de acceder al «Fondo Verde» que está desarrollando el FMI, Rice aclaró que es «una cuestión aparte» que podría ser analizada en otro momento.

Remarcó que hacia fines de agosto se espera que el Fondo instrumente la ampliación de los Derechos Especiales de Giro (DEG), por el que la Argentina obtendrá algo más de 4.300 millones de dólares para engrosar sus reservas.