Rossi afirmó que «sorprende» que Macri enviara armas a Bolivia cuando «se estaba yendo»

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, sostuvo que le sorprende el «contexto» en el cual el gobierno de Mauricio Macri tomó la decisión de enviar material represivo «en forma de contrabando agravado» a Bolivia, cuando se consolidaba en la nación andina el golpe contra Evo Morales y la Argentina se encontraba «en plena transición política» tras la victoria del Frente de Todos (FdT) en las elecciones presidenciales de 2019.

«Me sorprende el contexto en el cual se dio ese envío. El de Macri era un Gobierno que se estaba yendo y toma una decisión de estas características. Evidentemente, hubo ordenamiento internacional para derrocar a Evo Morales», señaló Rossi en declaraciones a Radio 10.

Y en ese sentido, el funcionario agregó: «Está claro que esta decisión de mandar material en forma de contrabando agravado se tomó en el más alto nivel del Estado y se produce entre el 11 y 13 de noviembre».

«Todos sabemos que en esos momentos de transición no se toman decisiones de tanto volumen. Debe haberse hecho en función de algunos compromisos o alguna presión de esa coalición internacional que se generó para derrocar a Morales», interpretó el titular de la cartera de Defensa.

En la misma línea, pidió «no olvidarse» del rol que por esos días jugó Luis Almagro como secretario general de la OEA en relación a la asonada que se produjo en Bolivia, y a las felicitaciones que el entonces presidente estadounidense Donald Trump le tributó a los golpistas que instalaron en el poder a Jeanine Áñez.

En el mismo sentido, Rossi consideró que de las 70 mil municiones enviadas fueron «40 mil a las Fuerza Aérea Bolviana», pero que los otros «30 mil a la Policía, que son los que hallaron y mostraron ayer». «Por eso se cree que cometieron dos tipos de delito: contrabando agravado y encubrimiento», definió Rossi.

Este lunes el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Eduardo del Castillo, confirmó que ingresaron desde la Argentina armas de manera ilegal, sin registros, lo que constituye «tráfico ilícito de municiones».

Del Castillo exhibió en una conferencia de prensa las municiones encontradas en los depósitos de la Policía, que corresponderían al envío de material represivo por parte gobierno de Mauricio Macri y confirmó que se trata de un crimen penado con 30 años de prisión en ese país.

Allí confirmó además que en noviembre de 2019 «ingresaron desde la Argentina armas de manera ilegal, sin registros» a Bolivia, y se informó que ya se han «se encontraron 26.900 balas antitumulto 12/70 en un depósito de la Policía» que son parte de las 70.000 balas de gomas que la Gendarmería argentina pidió sacar del país con el argumento de defender la embajada argentina en el Estado Plurinacional.

Deja un comentario