La localidad de San Carlos fue escenario de un episodio singular. Un remisero denunció el robo de su auto, pero a las pocas horas apareció abandonado con el motor en marcha.

Todo sucedió el sábado a la madrugada cuando el chofer se dirigió a 145 y 35 a recoger a un pasajero. El pasajero le indicó la dirección: 39 entre 134 y 135. Pero al llegar a destino, el supuesto cliente desenfundó un cuchillo, amenazó al conductor. Le robó el vehículo y todas sus pertenencias.

En medio de la desesperación por el mal momento, recibió una buena noticia que fue el hallazgo de su herramienta de trabajo, que se logró gracias a un llamado al 911, mediante el que un vecino alertó sobre la presencia de un auto en marcha abandonado frente a su vivienda en calle 136 entre 36 y 37 del barrio Las Quintas.

Al llegar al lugar pudieron constatar que se trataba del mismo Chevrolet Corsa que había sido sustraído a pocas cuadras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *