El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, dijo que la medicina prepaga «no se puede analizar» por fuera del sistema de salud en general «ni por fuera del sistema económico» y afirmó que se trata de «un sistema complejo» porque «básicamente no se puede hacer un análisis de las prepagas por fuera del sistema de salud en general», dijo el funcionario en Radio Provincia.

En ese sentido, sostuvo que «si se toma cada una de las partes, después no cierran por separado» y agregó que «no se puede analizar a las prepagas por fuera del sistema económico».

En otro tramo de la entrevista, puntualizó que la información respecto de las prepagas «no es muy abierta ni conocida, y el análisis se hace sobre el resultado económico», pero «no tiene en cuenta como el resto de los seguros los resultados financieros, así que esconde bastante el rédito económico de este tipo de empresas».

Kreplak sostuvo que «las lógicas empresariales de las prepagas, entre otras cosas, disponen no aportar al fondo de la solidaridad» y «terminan pasando cosas como las que se dieron con la obra social de la Ciudad de Buenos Aires que se desfinancia porque perdió la base solidaria».

«Nunca vemos a las prepagas participando por ejemplo en la campaña de vacunación para sarampión y rubéola», señaló el funcionario bonaerense y añadió: «Hoy cada uno hace lo que quiere y eso hace que no tengamos políticas públicas preventivas a mano en el sector privado».

En ese marco, destacó la importancia de avanzar en la integración de los sistemas de salud y afirmó: «Está pendiente y será un proceso largo, pero en la pandemia actuamos en conjunto con prepagas y obras sociales para la aplicación de protocolos en toda la provincia y dio muy buenos resultados sanitarios.»

«Lo que no podemos perder es la capacidad de trabajo conjunta, esa integración», advirtió Kreplak.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner había cuestionado el pasado miércoles la autorización de un aumento en las cuotas de medicina prepaga que comenzará a regir en diciembre próximo al señalar que afecta a las familias «en un servicio imprescindible como el de la salud».

«Resulta francamente inaceptable este nuevo aumento, esta vez de dos dígitos (13,8%), que el Gobierno autorizó a las empresas de medicina prepaga, y que, de esta manera, suman el 114% anual de aumento otorgado. O sea, más de un 20% sobre la inflación anualizada», afirmó la Vicepresidenta en su cuenta de Twitter en esa oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *