La disputa en Juntos por el Cambio (JxC) continuó agitándose con declaraciones cruzadas de sus referentes, como la titular del PRO, Patricia Bullrich, quien embistió a Horacio Rodríguez Larreta y dijo que la gente quiere que sea Presidenta; la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que amenazó con presentarse como candidata si esa alianza no arma «una lista honesta», y el jefe de la UCR, Gerardo Morales, que aconsejó a los macristas que «se relajen un poco» pues «están muy sensibles y muy tensos».

Bullrich tuvo intervenciones intensas en los últimos días, como la del pasado 24 de octubre -que se conoció en las últimas horas- cuando en la presentación del libro de Mauricio Macri amenazó al jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel: «No me crucés más por la tele porque la próxima te rompo la cara. Te lo aviso directamente, conmigo no se jode», le espetó la exministra de Seguridad.

Tras viralizarse la escena, Miguel dijo en varios medios que «es muy chocante porque se trata de alguien del mismo espacio y presidenta del partido al que uno pertenece. No sé por qué me dijo eso».

«Ustedes me conocen y saben que yo nunca agredo a nadie, pueden existir diferentes opiniones, pero no se traducen en términos de agresiones personales», siguió Miguel, que consideró que Bullrich «cruzó un límite y la violencia es inaceptable». Añadió que «sé que ella dijo que no me iba a pedir disculpas, pero de igual manera yo la voy a seguir saludando».

En tanto, Bullrich volvió sobre el tema -que tuvo su origen cuando Miguel dijo que la dirigente, ante unas declaraciones que había hecho, era «funcional al kirchnerismo»- y aseveró que «fue muy cínico conmigo; es una hipocresía, no se le puede decir cualquier cosa a una persona y a los días venir y abrazar. Eso no es para mí, será para Durán Barba, no para mí. Yo no soy así, si le digo algo fuerte a alguien voy a tener una actitud de mirarlo a los ojos y bancar lo que dije».

Luego afirmó que va «a fondo» en su candidatura a Presidenta para las elecciones de 2023 y apuntó contra el Jefe de Gobierno porteño por su «política de trueque» ante un posible apoyo al senador radical Martín Lousteau para alcalde la ciudad de Buenos Aires.

«Voy a fondo, me pongan la piedra que me pongan», aseguró Bullrich en el canal Neura Media de YouTube. Sobre la disputa con Rodríguez Larreta en la candidatura por la Presidencia manifestó: «A mí la rosca no me voltea, que Rodríguez Larreta mueva lo que quiera porque el voto mayoritario va a estar en la gente que dice ‘yo creo que Patricia tiene lo que hay que tener para cambiar Argentina'».

Mientras, Carrió dijo que «Juntos por el Cambio va a ir a una interna, va a ser muy abierta; yo puedo estar incluida en esa interna si no hay garantías de honestidad».

En esa línea, dijo por Radio Mitre que «si me joroban voy a volver a vivir a Buenos Aires para ser candidata a diputada y senadora en dos años, y recuperar los votos que generosamente presté para que haya una unión en Juntos por el Cambio».

«Aunque sea un 2%, quiero saber qué porcentaje de esta Nación quiere la decencia en serio, y cuánto de hipocresía hay», afirmó.

Sobre la amenaza de Bullrich a Miguel, dijo: «A ese Felipe Miguel ni lo trato, ni lo conozco». Y recordó que Bullrich integró su partido antes de «abandonarla» para seguir a Mauricio Macri, pero aclaró que es «buena persona». También advirtió que «Patricia debe parar en función del conjunto. Ella es buena persona pero no sabe parar, no puede parar y tiene formas más masculinas. Yo soy una mujer fuerte, pero soy femenina; a ella se le escapó esto porque es muy dura».

Dijo además que le da «vergüenza ajena» la situación de las peleas por las precandidaturas cuando la principal preocupación debería ser «la situación de las clases medias».

«Yo no comparto que se anticipen tanto las candidaturas, y no entiendo cómo es posible que haya tantos candidatos, con la enorme responsabilidad que se les viene encima, porque vamos a encontrar un país devastado. Pero de todas maneras la unidad está garantizada», opinó.

Sobre Macri expresó que no sabe si volverá a ser candidato a Presidente y agregó: «Yo lo respeto como expresidente, creo que nuestro gobierno no fue malo, lo reivindico. Pero es líder de uno de los partidos de Juntos por el Cambio», y recordó que esa fuerza tiene «otros liderazgos», igual que la UCR.

Por su parte, el gobernador de Jujuy Morales hizo declaraciones en las que reivindicó la unidad de la coalición opositora, pero puso en un segundo plano al PRO, como cuando dijo que una fórmula presidencial «cruzada estaría bien» y él se puso a la cabeza.

«No tengo ningún problema, hay que integrar; que Patricia u Horacio sean vices míos no hay ningún problema», lanzó el gobernador jujeño, quien reivindicó su postulación a primer mandatario diciendo que «desde el norte venimos remando mucho» para esa candidatura.

Afirmó además que «me parece perfecto que el PRO quiera seguir gobernando la Ciudad de Buenos Aires, pero formamos parte de una coalición y nosotros también (por la UCR) queremos hacerlo».

«El radicalismo tiene candidato y no aceptamos ningún regalo del jefe de Gobierno porteño. Creo que están muy sensibles algunos. Que se relajen un poquito. Están muy tensos», dijo por Radio Continental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *