Más de cuatro de cada 10 vacantes en el sistema público de salud británico conocido como NHS son consecuencia de una caída en el número de médicos europeos que eligieron trabajar en el Reino Unido después del Brexit, sugiere una investigación.

Según el análisis del grupo de expertos Nuffield Trust, se estima que el número de médicos que trabajaban en el NHS antes del Brexit era de 41.321.

La investigación, que se realizó en nombre del diario The Guardian, muestra que la cifra real para 2021 era de 37.035, más de 4.000 profesionales menos que las proyecciones previas al referendo sobre la salida de la Unión Europea (UE).

Las cifras oficiales muestran que el NHS solo en Inglaterra tiene vacantes para 10.582 médicos.

Según los investigadores y autores del informe, Martha McCarey y Mark Dayan, el Brexit agudizó la escasez de médicos en áreas clave de atención del Reino Unido y llevó a que más de 4.285 médicos europeos se fueran del sistema británico.

La investigación que evalúa el impacto del Brexit en la fuerza laboral del Reino Unido se centró anteriormente en la disminución del número de trabajadores de la UE en enfermería y atención social.

En estos grupos profesionales, la gran escasez de mano de obra es un problema de larga data, impulsado por una continua falta de planificación o estrategia y se han visto exacerbados por la votación del Brexit.

Los autores del informe analizaron cuatro especialidades con problemas conocidos de contratación y retención en curso, donde los datos de personal también muestran un número proporcionalmente alto de personal de la UE y de los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) también sujetos a la libre circulación de mano de obra antes del Brexit (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein).

Estos fueron anestesiología, pediatría, cirugía cardiotorácica y psiquiatría, donde el aumento de personal de la UE y la AELC se ralentizó, cayendo por debajo del aumento previsto, indicaron.

Según el estudio, la anestesiología, una de las especialidades hospitalarias más importantes del Reino Unido, enfrenta importantes carencias.

El Nuffield Trust culpó de la caída de los médicos al hecho de que los profesionales formados en la UE que buscan trabajar en el Reino Unido ahora se enfrentan a una burocracia adicional y a costos más elevados como resultado directo del Brexit.

“Desde la campaña del referendo, los mayores costos, más papeleo y la incertidumbre sobre las visas debido al Brexit han sido algunas de las mayores barreras para reclutar y mantener médicos de la UE y la AELC”, dijo McCarey al diario británico.

Un informe anterior de The Guardian consignó que los médicos de cabecera están luchando para hacer frente a hasta 90 citas y consultas al día, más de tres veces el límite de seguridad recomendado.

Las prácticas generales en Inglaterra están realizando más turnos que antes de la pandemia, por la grave escasez de mano de obra.

Más de 1,45 millones de pacientes esperaron al menos 28 días para ver a un médico de cabecera en septiembre, según las cifras más recientes del NHS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *