Mar del Plata seguirá con los decks gastronómicos, una opción que nació durante la pandemia, y que en los últimos tiempos habían generado polémica, sobre todo en los comerciantes de la calle Güemes y adyacencias.

Una Sesión Ordinaria del Concejo Deliberante marcada por los cruces y las tensiones se vivió este martes en el segundo piso del Palacio comunal, y en uno de los álgidos debates se dio en el marco del expediente impulsado por el Ejecutivo local por los decks.

El programa “Comemos Afuera”, cuyo expediente ha generado un fuego cruzado entre los comerciantes de zona Güemes y gastronómicos, fue aprobado por mayoría con los votos del interbloque oficialista (Pro, UCR, Coalición Cívica y Mercedes Morro), más el acompañamiento de Nicolás Lauría y del libertario Alejandro Carrancio.

El Frente de Todos, que volvió a reclamar que el Ejecutivo realice los controles y no permita el «descontrol» de los últimos meses, se abstuvo y Acción Marplatense votó en contra.

El tema ya comenzó agitado porque en la banca 25 se hizo presente una vecina, Donata Antolini, quien vive en el macro centro: «Vivo con mi familia en calle 3 de febrero al 3000 y con mi familia, a partir del cambio de rubro de ese sector de la esquina de mi casa, vivimos con problemas dado la cantidad de ruidos que se genera hasta cualquier hora y ahora con los famosos Decks. He presentado notas en ruidos molestos, y sobre el cambio de la Ordenanza que es la que originó lo sucedido en calle Alem…hace 12 años que vengo denunciando todo esto en mi barrio».

La vecina refirió a varias situaciones complicadas que ha tenido con los dueños de la cervecería ubicada sobre la avenida Independencia. «Todos saben los reclamos que he hecho. Fui una de las primeras que presenté una denuncia por los decks, por la música alta, y demás, y junto a 25 vecinos presentamos una presentación y luego sufrí un hecho de violencia en mi domicilio».

Las discusiones por los decks fueron transversales a varios sectores de Mar del Plata. No solo los gastronómicos que se mostraron a favor sino que el contrapunto que se dio desde otro espacio, como la Cámara Textil quienes en su presidente se mostraron en contra, el colegio de Arquitectos que manifestó que no se los tuvo en cuenta luego de la Mesa de Trabajo realizada o aquella nota de vecinos que incluso analizaba ir a la Justicia, algo que no prosperó, de momento.

Ya en el debate del expediente en la Sesión, el concejal oficialista Fernando Muro reconoció que «se cometieron excesos», pero «brinda unos 700 de trabajo directo» y algo más de «2000 indirectos».

«Es una decisión errónea, torpe, improvisada», remarcó luego Horacio Taccone, presidente de Acción Marplatense. El concejal Nicolás Lauría intervino y dijo que «esta Ordenanza llegó para quedarse. Hubo muchas cosas bien y otras no tan bien».

Por su parte, la Concejala del Frente de Todos, María Laura Santoro, expresó: «No se planteo lo que tiene que ver con la seguridad en la circulación. la falta de control en esto es un riesgo potente. quitan lugares de estacionamiento, hay falta de higiene publica. nosotros no confiamos en el intendente con el desarrollo de esta iniciativa. Es necesario regular estas actividades y que este proceso de podría haber hecho mejor. Entendemos que el Intendente necesita de esta aprobación, por lo tanto nuestra posición es la de la abstención»

El resultado de la votación fue aprobado por mayoría, con la negativa del concejal Taccone y la abstención del Frente de Todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *