La verdadera magnitud de las infecciones de coronavirus en China es actualmente «imposible» de determinar, dijeron autoridades sanitarias del país, que volvieron a advertir de una rápida propagación tras el abandono de la política «Covid cero».

China flexibilizó la semana pasada los requisitos de test masivos y cuarentena tras casi tres años intentando erradicar por completo el virus, pero las cifras oficiales de contagio cayeron rápidamente desde los niveles récord que se alcanzaron el mes pasado.

Sin embargo, la Comisión Nacional de Salud indicó que estas cifras ya no reflejan la realidad dado que en grandes áreas del país no es necesario someterse a pruebas casi cotidianamente como antes.

«Mucha gente asintomática ya no tiene que participar en pruebas de ácido nucleico, con lo que es imposible determinar con exactitud el número real de personas asintomáticas infectadas», dijo la comisión en un comunicado, citado por la agencia de noticias AFP.

Sin embargo, el viceprimer ministro Sun Chunlan advirtió que las nuevas infecciones en Beijing estaban «creciendo rápidamente», según los medios estatales.

Los líderes chinos parecen determinados a seguir adelante con la apertura, y las autoridades turísticas de Beijing dijeron ayer que iban a reanudar las visitas en grupo dentro y fuera de la capital.

Pero el país se enfrenta a un estallido de casos para cuya gestión está poco preparado, con millones de ancianos todavía sin la pauta de vacunación completa y unos hospitales con pocos recursos para lidiar con un flujo inesperado de pacientes infectados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *